En la película del verano, las aguas serán solo el actor secundario

0
1099

Las lluvias del final de la primavera salvaron una situación difícil en el tema de la gestión de las aguas para el abastecimiento urbano: el caso de Barcelona y el efecto expansivo hacia otras comunidades que pedían su vez su parte. Sin embargo, las lluvias lo taparon todo, menos la falta de previsión perenne que adorna la gestión de las aguas en este país.

En el reciente Congreso Geológico de España de julio de 2008 se recogieron las declaraciones del eminente Dr. Emilio Custodio en la opinión.es que no desvela nada desconocido al mundo de la hidrogeología pero, que sin embargo, pesa como una losa en la adecuada gestión de las aguas, y en especial de las aguas subterráneas en España. Según el entrevistado afirmó que “hasta que no pasen al menos dos generaciones no se superará la situación “un poco dramática” que se da en la actualidad respecto a la falta de concienciación social y de las instituciones públicas sobre la necesidad de conservar y controlar la explotación de los acuíferos” También calificó con tres en esta materia a los políticos españoles e indicó que lo que ” la gente piensa sobre el agua subterránea es totalmente anecdótico” y que este desconocimiento debería empezarse a mitigar desde la escuela.

Este tipo de mensajes provenientes de hidrogeólogos de prestigio es habitual en este país todos los años de sequía, que es generalmente cuando el mundo periodístico muestra un cierto interés-pasajero- y les entrevista. También se debe decir que entrevistan a zahoríes y varilleros- en esta España tan cañí. Sin embargo, las Administraciones se muestran reacias a valorar adecuadamente un recurso tan fundamental para el desarrollo y sostenibilidad de este país como son las aguas subterráneas. Siguen sin crear un marco administrativo y legislativo adecuado para gestionarlo.

Hasta la próxima sequía, claro está.