Causas de las inundaciones

0
74151

Autora: Isabel Victores | Podríamos definir una inundación, de manera sencilla, como la ocupación del terreno por una gran cantidad de agua que no puede ser absorbida o evaporada, ni por el terreno ni las plantas, y por tanto, supone un riesgo, ya que no es canalizada por ríos ni es detenida por embalses, diques…

La principal causa de las inundaciones son las lluvias intensas y los temporales que provocan una escorrentía superficial debido a la saturación de los suelos al no poder almacenar más agua. Estos eventos se ven favorecidos por actividades antrópicas como pueden ser: la creciente cantidad de zonas urbanizadas, dónde encontramos asfalto que impermeabiliza el suelo e impide la absorción del agua, y la tala de bosques, que deja el terreno desprovisto de cobertera, lo cual, facilita la escorrentía además de aportar material en suspensión que agrava los efectos de las inundaciones.

Otra causa conocida por todos es el desbordamiento de ríos por crecidas, debidas tanto a los temporales mencionados antes, como a deshielos y fenómenos meteorológicos como “la gota fría” (formada a consecuencia del vapor de agua liberado por el mar, que al ascender es arrastrado por una inestabilidad atmosférica hasta llegar a la zona fría, donde se condensa rápidamente formándose grandes nubes tormentosas), o relacionados con deslizamientos y avalanchas que obstruyen el cauce dando lugar a la rotura de diques, así como la canalización de las aguas a través de desagües y cunetas hasta los ríos. Además del desbordamiento propiamente dicho hay otros factores, como la urbanización cerca de los ríos o la asfaltización de antiguos cauces, que debemos tener en cuenta.

Así mismo, la ruptura de presas supone un gran riesgo de inundación debido a las grandes cantidades de agua que en ellas se alberga, sobre todo en determinadas épocas del año. No menos importantes son los huracanes y ciclones que hacen que el agua del mar invada zonas costeras de manera devastadora. Por último, mencionar que en determinadas zonas hay que prestar atención a la actividad tectónica, la cual condiciona el cambio de curso en algunos ríos, la pérdida de la línea de costa y hundimientos en el territorio que favorecen los procesos de inundación.