Se nos fue Jaime Palacio

0
1676

En la mañana del miércoles 17, falleció Jaime Palacio, geólogo de la Promoción XIV (1970) de la Universidad Complutense de Madrid.

Jaime era un geólogo entregado a sus compañeros y a la profesión. Desarrolló la mayor parte de su trabajo en INYPSA como jefe del área de geología y desde allí intervino en los múltiples proyectos que se desarrollaron en España entre los años 70 a los 90: MAGNA, Estudios de emplazamientos de Centrales nucleares, Proyectos de Almacenamiento de Residuos Nucleares, Proyectos de Aguas y especialmente trabajó con gran dedicación en la identificación de los puntos y áreas de interés geológico de la mano de su gran amigo y gran geólogo Emilio Elízaga.

Su cariño a la profesión le hizo encargarse de muchos trabajos y recopilaciones de historias y hechos relacionados con la profesión, que guardaba con mimo y cariño. Es miembro del colegio de Geólogos y de Geosen.

Jaime ha sido un hombre que ha presumido de su Asturias y que no ha pasado desapercibido por la vida, se hacía notar y le gustaba hacerse notar. Con su porte grande, su buena imagen y su vestir impecable, siempre estaba abierto a relacionarse desde el cariño y la amistad.

Esa forma intensa de ser le llevó a tener muchos amigos y muchos conocidos relacionados con la geología y otras profesiones que le conocían por alguno de los distintos motes que tenía, y así todos hablábamos del “Ruinas· o del “Cabezón” con todo cariño al referirnos a Jaime Palacio.

El día de su fallecimiento desde el extranjero escribía un compañero: “era de esas personas que se hacían querer por nobleza, sinceridad, por como defendía lo suyo y a los suyos… y aunque había veces que querías ahogarlo… enseguida volvías a apreciarlo y a quererlo”. Al final siempre estaba la persona a la que querías y con la que compartías y echabas unas risas, como le gustaba decir.

Era un hombre agradecido, tozudo, con una sonrisa abierta, y un guiño de complicidad siempre dispuesto. Le gustaba vivir y ha vivido intensamente, la música, la buena mesa, bailar….y sobre todo el estar con los amigos. Sus amigos más próximos constituían su familia y estos para el eran de lo primero.

Jaime tenía otra característica y era la puntualidad. Siempre le gustaba llegar el primero a los sitios y esperar a los demás. Una vez más se ha ido a esperarnos. Gracias Jaime, una huella tuya queda en los corazones de los que te hemos conocido.

Tus amigos y compañeros