Manual de estaciones geomecánicas

Descripción de macizos rocosos en afloramientos.

1
9816

Luis Jordá Bordehore, Roberto Tomás Javier, Manuel Arlandi Rodríguez y Antonio Abellán Fernández | Madrid: Entorno gráfico, 2016; 200 pp. ISBN: 978-84-96140-55-4 | PVP 30 euros | http://ingeominas.es

El conocimiento del macizo rocoso es fundamental para poder diseñar y ejecutar cualquier proyecto de ingeniería que requiera de excavaciones en roca, ya sean túneles y obras subterráneas, estabilidad de taludes rocosos e, incluso, cimentaciones de estructuras en roca. Para ello, la estación geomecánica es una herramienta fundamental, y cuantos más datos se obtengan de ella, menores serán las incertidumbres del macizo rocoso.

Así, los autores resaltan la importancia de realizar las estaciones geomecánicas de la forma más completa posible y para ello han elaborado este completo manual, que nos guía desde la preparación previa antes de ir al campo, pasando por la elección de los mejores afloramientos rocosos, hasta la toma de datos del macizo rocoso (matriz rocosa, discontinuidades, filtraciones…) y su transformación en parámetros de ingeniería para su posterior empleo en la fase de diseño.

este manual interesará a todos los profesionales que desarrollamos nuestra actividad en el campo de la Ingeniería Geológica y la Geotecnia y que, en muchas ocasiones, tenemos que realizar trabajos de descripción de macizos rocosos

El libro muestra la amplia experiencia de los autores en la realización de estaciones geomecánicas para todo tipo de proyectos, lo que se refleja en la gran cantidad de fotografías de afloramientos estudiados en diversos países de Europa y Latinoamérica. Demuestra también que, si se quiere sacar toda la información posible de un macizo, se debe emplear instrumental específico para ello (brújula, martillo, martillo de Schmidt, rugosímetros, estadillos de campo…) Destaca, además, el esfuerzo que han realizado en explicar cómo se pueden obtener parámetros geotécnicos a partir de los datos tomados en campo. Todos los conceptos están explicados con sencillez y acompañados, en muchos casos, de ejemplos prácticos que facilitan enormemente la compresión de todos ellos.

Esta obra también mira al futuro y hace una completa revisión de las últimas técnicas de adquisición de datos, modelización y monitorización de macizos rocosos. Parte de las técnicas más clásicas de fotogrametría y se adentra en el campo de las técnicas LIDAR tanto en su vertiente terrestre como en las más modernas aplicaciones mediante drones. Además, revisa distintas formas del tratamiento de los datos para generar modelos 3D y obtener parámetros geométricos de las discontinuidades.

Finalmente, este manual extiende el concepto de estación geomecánica al levantamiento de frentes de excavación en túneles. De nuevo se aprecia la experiencia de los autores en muchas excavaciones de túneles, transmitiendo la necesidad de determinar las características geomecánicas del macizo rocoso mediante la presencia de un técnico especialista que realice un levantamiento adecuado y minucioso del frente de túnel durante las sucesivas fases de excavación. Se comparan diferentes clasificaciones geomecánicas (RMR, Q y GSI) y se explican sus ventajas y desventajas así como los campos de aplicación de cada una. Se indican y explican los aspectos más importantes a registrar en los frentes de túnel y las metodologías de trabajo a seguir en distintos entornos geológicos para hacer un adecuado levantamiento del frente de excavación.

Personalmente, considero que estamos ante un libro muy necesario. Si bien el trabajo de caracterización de macizos rocosos es conocido, precisaba de una revisión y de una actualización como la que se hace en esta obra.

Muchas veces se tiende a pensar que el hacer una estación geomecánica es algo tan sencillo como preparar una brújula, un estadillo de campo, ir al campo y ponerse a medir. Este libro nos demuestra que nunca debería ser así, y menos si se quieren obtener datos geomecánicos fiables para su posterior empleo en la ingeniería de diseño de la solución constructiva. Como actividad de campo que es requiere de una buena preparación previa en la que hay que adquirir un conocimiento geológico inicial de la zona donde se va a trabajar. En esta fase previa también hay que preparar todo el equipo necesario para poder realizar el trabajo, incluyendo preparar el equipo básico de campo y el instrumental específico para medir todos los parámetros necesarios de la matriz rocosa y las discontinuidades. Una vez en campo, el técnico especialista debe emplear su conocimiento geológico para seleccionar el afloramiento más adecuado y aplicar su conocimiento de mecánica de rocas y de uso del instrumental para extraer la máxima información del macizo. Esto es extrapolable también a los levantamientos de frentes de excavación de túneles y eso es algo que los autores también introducen de manera muy inteligente.

El sentido práctico con el que está escrito el libro y su formato lo hacen imprescindible tanto para su consulta en gabinete como para llevarlo al campo. De hecho, lo recomiendo como una herramienta más para su uso en el trabajo en macizos rocosos. Si se sigue toda la metodología expuesta en el libro y se consultan los numerosos ejemplos, ábacos y tablas que incluye durante la realización de una estación geomecánica o un levantamiento de frente de túnel se puede garantizar no sólo que el trabajo estará perfectamente realizado, sino también que se habrán podido obtener parámetros geotécnicos de diseño que difícilmente podrían obtenerse con otras técnicas de investigación.

Es de agradecer, además, la sencillez con la que está escrito y el gran esfuerzo que los autores han puesto en incluir numerosas fotografías y ejemplos prácticos, de manera que no quede ninguna duda de cómo hacer la toma de datos y como obtener los parámetros geomecánicos a partir de ellos. Además, la revisión de nuevas técnicas de trabajo en macizos mediante fotogrametría o LIDAR es de mucha utilidad y anticipa un nuevo campo de trabajo que ya se está empezando a implantar.

Finalmente, quiero destacar un aspecto muy importante que, aunque no se nombra como tal, está muy presente en el espíritu de esta obra: el hacer un trabajo de descripción de macizos rocosos es una labor especializada y, como tal, debe ser realizada por un especialista que, siguiendo una metodología adecuada como la expuesta en el libro, va a poder extraer toda la información posible del macizo. Obtener toda esta información no es un trabajo de cinco minutos. Cada macizo requiere un tiempo de estudio adecuado y es el especialista el que sabe cómo enfrentarse a cada afloramiento. Conviene recordar esto, sobre todo en esta época en la que muchas veces lo económico prima sobre lo técnico.

En definitiva, este manual tan completo interesará a todos los profesionales que desarrollamos nuestra actividad en el campo de la Ingeniería Geológica y la Geotecnia y que, en muchas ocasiones, tenemos que realizar trabajos de descripción de macizos rocosos.

Autor reseña: Jose Alberto López Chinarro. Geólogo e Ingeniero Geólogo. Colegiado nº 4199. Subdirector en Orbis Terrarum.