Clasificación Marco de las Naciones Unidas para la energía fósil y los recursos y reservas minerales 2009 (UNFC-2009)

0
2655

Autor: Rubén Esteban Pérez | Delegado del ICOG en La Rioja, es miembro del Grupo de Expertos en Clasificación de Recursos y Reservas de UNECE (EGRC) | Se acaba de publicar la versión en español de la Clasificación Marco de las Naciones Unidas para la energía fósil y los recursos y reservas minerales 2009 (UNFC-2009) que es un sistema para la clasificación y la presentación de información sobre la energía fósil y los recursos y reservas minerales aplicable a nivel internacional y es actualmente la única clasificación internacional que permite hacerlo.

La UNFC-2009 refleja las condiciones imperantes en el ámbito económico y social, incluidas las condiciones marco impuestas por los gobiernos y los mercados, la madurez tecnológica e industrial y la siempre presente incertidumbre en este tipo de actividades de exploración y explotación de recursos naturales.

Además, proporciona una estructura única y a nivel global en la que enmarcar los estudios internacionales sobre la energía y los minerales, analizar las políticas gubernamentales de ordenación de los recursos, planificar los procesos industriales y asignar el capital de manera eficiente.

Igualmente, está diseñada para lograr el ajuste con otros sistemas ampliamente utilizados en las industrias extractivas —como la Plantilla del Comité de Normas Internacionales para la Presentación de Informes sobre Reservas Minerales (CRIRSCO) y el Sistema de Gestión de los Recursos de Petróleo (PRMS) de la Sociedad de Ingenieros del Petróleo (SPE), el Consejo Mundial del Petróleo (WPC), la Asociación Americana de Geólogos Petroleros (AAPG) y la Sociedad de Ingenieros de Evaluación del Petróleo (SPEE)— y facilitar la correspondencia con otros sistemas de clasificación.

Por último, la UNFC-2009 se define como un sistema de codificación consolidado que allana el camino para una mejor transmisión de información a nivel mundial que fomente la estabilidad y la seguridad del abastecimiento, con un menor número de normas y directrices y a nivel europeo, en consonancia con los objetivos de la Estrategia Europea de Materias Primas (RMI).