Conviviendo con el RADÓN

0
2407

radon-300x263Cada día, estamos expuestos a fuentes constantes de radiación natural, como los rayos del Sol, pera hay otra fuente de emisión de la que no se sabe mucho: los isótopos radiactivos presentes en la corteza terrestre. En el rango de las rocas ígneas, metamórficas y sedimentarias, los granitos, son las rocas que más contenido natural en 238U posee. Cuando éste se desintegra de forma natural en 226Ra, emite una partícula α, y radón, un gas radiactivo incoloro e inoloro. Además, la desintegración de otros isótopos presentes en la naturaleza como el 235U y 232Th, también producen radón.

El radón, por tanto, está presente en las zonas dónde hay gran acumulación de granitos, como en Galicia, Salamanca, Extremadura y la sierra de Madrid, así como en todos los materiales de construcción derivados o relacionados: pizarras, mármoles, cuarcitas y areniscas. Su estudio en la edificación de casas, es de vital importancia, ya que el radón, se acumula en las viviendas, y su inhalación, afecta directamente a las personas, siendo un factor de riesgo de padecer cáncer broncopulmonar. Si tu casa se sitúa en estas zonas geográficas, deberás ventilarla y buscar posibles fisuras o grietas en tu vivienda, ya que el radón asciende rápidamente por esos canales, además de abrir canales de ventilación en vuestros sótanos.

Desgraciadamente, en España, no existe una legislación en cuanto al uso de los materiales de construcción en función de su radiactividad natural, aunque el Consejo de Seguridad Nuclear, es el órgano designado para establecer los criterios y procedimientos para la regulación de los niveles de gas radón en el entorno laboral en España y para las recomendaciones sobre los niveles de radón en viviendas. En la Unión Europea, sin embargo, existe la norma 112: Radiological Protection Principles concernig the Natural Radioactivity of Building Materials, que indica las dosis de radiactividad recomendable que deben tener los edificios, y en Estados Unidos y otros países del mundo, también contemplan una legislación parecida en sus códigos técnicos de edificación, además de incluir técnicas de reducción de este gas en viviendas ya construidas.