Gracias, José María Herrero

4
8820

Tierra y Tecnología nº 42 | Descubridor de los dinosaurios de España

Gracias José María por habernos legado ese inmenso patrimonio que supiste atesorar en años difíciles y de incomprensión social, y gracias por esos fósiles que han hecho de Teruel un referente de la dinosaurología mundial.

¿Quién te lo iba a decir, aunque algo ya te imaginarías, cuando en los serones de tu yegua te traías en la década de los años cincuenta del siglo pasado “aquellos grandes pedruscos” de los campos de Galve? Pero todo comenzó en la década de los años cuarenta cuando te ilusionó el descubrimiento de huesos fósiles. Y es que un maestro de la escuela de tu pueblo os había contado a los niños que, en tiempos muy remotos, habían existido unos animales gigantescos y os había mostrado ilustraciones de los mismos. Y a ti te parecía que algunos de aquellos “pedruscos”, que salían al labrar los campos, pues eran como huesos. Debían ser los fémures, pensabas, de los grandes saurios de los que aquel maestro os había hablado.

Y tú te los traías a tu casa y los observabas, y los tratabas con mimo. Y ante la incredulidad generalizada, en aquellos duros años de la posguerra, no reblaste y de ello se enteró el profesor Fernández Galiano, quien a su vez lo comunicó al Museo Arqueológico de Teruel. A partir de aquel momento, ya empezó a conocerse, aunque en círculos muy restringidos, hasta bien entrados los años ochenta, a José María Herrero y a los dinosaurios de Galve.

Digo círculos muy restringidos, porque sí conocían Galve algunos catedráticos de paleontología como el francés Lapparent o los alemanes de la Univesidad de Berlín, pero en España, ni los estudiantes ni los geólogos de las únicas cuatro facultades entonces existentes teníamos noción de Galve y apenas nos explicaban los vertebrados. Concretamente en Granada, que entonces se decía la mejor facultad española, la paleontología después de estudiar a fondo ammonites, braquiópodos, belemnites, erizos, etc., en alguna ocasión llegaba a los mamíferos del Terciario. De dinosaurios ni una palabra y ya eran comienzos de los años setenta.

jm4201Para el que suscribe fue una tremenda emoción, en el año 1969, en el III Curso de Geología Práctica de Teruel dirigido por el gran geólogo turolense Manuel Esteras, llegar a Galve, conocer a José María Herrero y que él nos mostrara y explicara con la pasión que le caracterizaba sus grandes hallazgos, el más espectacular, un fémur fosilizado, del posteriormente bautizado como Aragosaurus. Además del fémur, nos mostró parte de su enorme colección ¡Qué pasión, qué inteligencia, qué clarividencia, la de José María! Y el mérito extraordinario de haber sido autodidacta y de enseñarnos una paleontología que ni en la universidad nos la habían mencionado.

Cuántas horas y horas habrías dedicado a leer, en los largos días de invierno, la información que caía en tus manos, para conocer y explicar a tus dinosaurios, como tu lo hacías. Y para éste, entonces estudiante turolense, qué alegría que su provincia poseyera tales tesoros y la provincia entera constituyese un compendio geológico, en la que habían existido hasta dinosaurios.

Posteriormente, ya en los años noventa, visitamos con frecuencia tu casa y tu museo, y siempre nos sorprendías. Ya no solamente eran los grandes saurios, habías lavado toneladas de sedimentos del Jurásico-Wealdiense y con tu gran tesón, con la ayuda de tu lupa binocular, con pinceles y punteros habías separado y clasificado numerosísimos restos de microfósiles, desde esporas y semillas de plantas hasta dientes, escamas y mandíbulas de peces, y numerosos restos de micromamíferos. Con qué ilusión apoyado sobre tu lupa nos mostrabas los descubrimientos que habías realizado.

Gracias por todo tu esfuerzo y tesón, gracias por haber sacado a los dinosaurios del anonimato, gracias por haber ayudado al desarrollo de la geología en general y de la paleontología, en particular. Los turolenses te estaremos siempre infinitamente agradecidos por haber contribuido a que Galve, Teruel y su provincia, sean conocidos por todo el mundo.

David Navarro Vázquez

Geólogo