Científicos internacionales analizarán el ADN de los fósiles de Cuerres y Jou Puerta

El Comercio .ORIENTE 6 de junio 2016
«El análisis de los restos de mamíferos hallados en la comarca podría servir para conocer los movimientos migratorios de estos animales»

Juan García
Ribadesella

4 junio 201422:1

Diego Álvarez Lao, el paleontólogo asturiano que investiga los yacimientos cuaternarios de La Rexidora, en Cuerres (Ribadesella) y Jou Puerta, en Puertas de Vidiago (Llanes), está de enhorabuena. El pasado mes de mayo, en Grecia, participó en un congreso internacional sobre los grandes mamíferos del cuaternario, donde no sólo arrancó el aplauso de la comunidad científica internacional sino que también logró el compromiso de algunos especialistas para colaborar en sus investigaciones. Álvarez Lao, el único representante español en el simposio de Grevena y Siatista, presentó los resultados preliminares extraídos de las dos cavernas asturianas. «Como a muchos de los presentes les llamó la atención el buen grado de conservación de los materiales recibí ofertas de equipos británicos, rusos y suecos para colaborar en estudios de ADN fósil», aseguró el profesor de la Universidad de Oviedo. Entre los colaboradores que podrían participar en sus investigaciones se encuentran Adrián Lister, «interesado en algunos restos de ciervo gigante de la cueva de Jou Puerta» o Alexei Tikhonov, «a quien le interesaron muestras de reno». También llamaron la atención algunos restos fósiles de mamut.

El buen estado de conservación y la alta calidad de los materiales extraídos de las dos cuevas asturianas hacen presuponer que aún conserven restos de ADN. Estas moléculas suelen conservarse o no en función de las condiciones de fosilización. Como los materiales de La Rexidora y Jou Puerta tienen más de 30.000 años aún no se sabe si conservarán o no muestras de ADN. A través de su análisis se podrían obtener resultados interesantes a cerca de sus movimientos migratorios y su parentesco con otros mamíferos del continente europeo. «Podríamos saber si las poblaciones del norte de la península Ibérica están más emparentadas con las británicas o las italianas, además de conocer las dinámicas de estas poblaciones durante las glaciaciones ya que entraban y salían de los territorios en función del cambio climático», explicó Diego Álvarez Lao.

Mientras llegan y se confirman las colaboraciones de la comunidad científica internacional, Álvarez Lao y su equipo continúan con las investigaciones de laboratorio de todos los restos fósiles que almacenan en la Universidad de Oviedo, «investigaciones que no han parado nunca». A su vez, a lo largo de este mes de junio esperan recuperar el trabajo de campo y regresar a las excavaciones en La Rexidora de Cuerres. Lo harán si el tiempo lo permite. «Si llueve mucho la cueva está muy húmeda y dificulta el trabajo, pero si amaina y llega el buen tiempo enseguida volveremos», afirmó. En la cueva riosellana se han localizado diferentes especies de mamíferos, en su mayor parte herbívoros, destacando el cráneo casi completo de un bisonte estepario, la especie dominante en esta sima. Sin embargo, también se han localizado huesos de ciervos, de rinocerontes lanudos y de un carnívoro, la hiena, que aportó otro cráneo muy representativo y en excelente grado de conservación.

Sobre este hallazgo de Cuerres, confirmado en el verano de 2012, se hablará este sábado en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. El museo riosellano ha preparado un programa de actividades para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente en el que se ha incluido una charla conferencia de Diego Álvarez Lao a cerca de las condiciones ambientales de Asturias en el cuaternario. Su intervención, de acceso libre y gratuito hasta completar aforo, comenzará a las siete de la tarde. En ella también se hablará sobre los restos de animales allí localizados, fósiles que demuestran que la época en la que murieron los mamíferos de La Rexidora era muy fría. Es decir, Asturias vivía entonces un clima árido, con vegetación esteparia en la que el paisaje carecía de árboles. «El nivel del mar estaba entonces muy bajo. La línea de costa estaba muy lejos de Ribadesella, mar adentro y la fauna estaba compuesta por rinocerontes y mamuts lanudos, bisontes y hasta leones», explicó el paleontólogo. Como el cuaternario fue un período de muchos cambios climáticos, estas épocas glaciares se intercambiaban con etapas templadas en las que predominaban los bosques caducifolios y en las que el mar alcanzaba un nivel similar al actual. «En esta época templada la fauna era muy similar a la de hoy en día con lobos, cuervos, jabalíes, corzos… y más detalles que facilitaré en la charla del sábado», avanzó Diego Alvarez Lao.

Diego XXX. Restos de animales (prob. Cuaternario) encontrados en un yacimiento de Ribadesella. © Jorge Peteiro. Oviedo, 08/11/2012.

Diego Álvarez Lao. Restos de animales (prob. Cuaternario) encontrados en un yacimiento de Ribadesella. © Jorge Peteiro. Oviedo, 08/11/2012.

Restos rinocerontes Alvarez Lao

Restos del rinoceronte lanudo de la cueva llanisca de Jou Puerta. :: Diego Álvarez Lao

Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.