Sol, playa y mucha geología | Lanzarote y archipiélago Chinijo declarados Geoparque

1
2983

Tierra y Tecnología nº 46 | Texto: INÉS GALINDO, Dra. CC. Geológicas. CARMEN ROMERO, Dra. en Geografía Física. NIEVES SÁNCHEZ, Dra. CC. Geológicas. JUANA VEGAS, Dra. CC. Geológicas. CAYETANO GUILLÉN, Lic. en Geografía. ELENA MATEO, Dra. CC. GeológicasLanzarote y el archipiélago Chinijo son territorios de gran riqueza geológica donde es posible observar la interacción entre los procesos volcánicos, erosivos y sedimentarios. Todo ello, unido a que es un destino turístico internacional dotado de infraestructuras turísticas excelentes, ha sido fundamental para que la isla y los islotes se conviertan así en el Geoparque número 11 y en el miembro número 65 de esta Red Europea. En esta región insular los procesos y formas volcánicas son únicos para su aprovechamiento geoturístico, donde los visitantes puedan entender y disfrutar el paisaje volcánico apostando por la conservación de estos recursos naturales.

El pasado mes de octubre de 2013, el Cabildo de Lanzarote remitía a la Red Europea de Geoparques/European Geoparks Network (en adelante, EGN) la documentación necesaria para convertirse en un nuevo miembro, y por extensión, de la Red Global de Geoparques/Global Geoparks Network (en adelante, GGN). La documentación fue aceptada y, en consecuencia, en mayo de 2014 se recibiría la visita de los evaluadores con el propósito de comprobar in situ si la zona propuesta reunía los requisitos para ser un geoparque. Después de pasar la evaluación, la candidatura pasó el examen y fue considerada favorable para ser declarada geoparque.

Objetivos

Los objetivos principales que el Cabildo de Lanzarote ha considerado a la hora de aspirar a convertirse en un miembro de la EGN/GGN incluyen poner en valor, divulgar y proteger el Patrimonio Geológico para obtener una designación de calidad y excelencia para su territorio y mejorar la competitividad en sus servicios al permitir que el personal de la institución relacionada con turismo, gestión del territorio, patrimonio, etc., comparta y aprenda de otros miembros de las redes de EGN/GGN, favoreciendo de este modo un desarrollo sostenible del territorio mediante el geoturismo, que diversifique la oferta para ofrecer productos de mayor calidad.

¿Qué es un geoparque?

Hoy en día, si un territorio pretende convertirse en geoparque debe solicitarlo a la Red Europea de Geoparques (EGN) para su declaración. La EGN es una asociación europea de carácter democrático regida por representantes de todos sus miembros. Fue creada en el año 2000 con cuatro territorios miembros: Reserva Geológica de Haute-Provence (Francia), Museo de Historia Natural del Bosque Petrificado de Lesvos (Grecia), Parque Cultural de Maestrazgo (España) y el Geoparque Vulkaneifel (Alemania) (McKeever y Zouros, 2005; Zouros y McKeever, 2009; Zouros, 2010). El éxito de la EGN ha hecho que hasta el año 2014 hayan sido declarados en Europa 64 geoparques, de los cuales 10 son españoles (www.europeangeoparks.com).

El concepto de geoparque manejado por la EGN, no sólo se fundamenta en la existencia en un territorio de una geología excepcional, sino que va más allá e incorpora una serie de requisitos necesarios para que estos espacios puedan mantenerse y no se conviertan en lugares estáticos y poco articulados (Zouros y McKeever, 2009). Entendemos, por tanto, el concepto de geoparque como un territorio que presenta un patrimonio geológico notable, que es el eje fundamental de una estrategia de desarrollo territorial sostenible basado en la educación y el turismo (Carcavilla et al., 2011; Martiní et al., 2012; Fernández-Martínez et al., 2014). La declaración de un geoparque se basa en tres principios: la existencia de un patrimonio geológico destacado, la puesta en marcha de iniciativas de geoconservación, educación y divulgación, y, por último, la creación de un proyecto de desarrollo socioeconómico y cultural a escala local basado en el patrimonio geológico. Así pues, tres son los pilares que sustentan la creación y funcionamiento de un geoparque: patrimonio geológico, geoconservación y desarrollo local (McKeever y Zouros, 2005; EGN, 2014).

En España, a efectos de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, un geoparque es un territorio delimitado que presenta formas geológicas únicas, de especial importancia científica, singularidad o belleza y que son representativos de la historia evolutiva y de los eventos y procesos que las han formado. También son lugares que destacan por sus valores arqueológicos, ecológicos o culturales relacionados con la gea. En esta ley aunque se incluyen los geoparques, no se específica que sean los de la red de la EGN, y en la actualidad no son espacios naturales protegidos y reconocidos por el Estado.

TyT46_chinijo
Pulse el círculo blanco en la parte superior izquierda de la imagen para ver el spot de la candidatura del Geoparque.

Lanzarote y su archipiélago Chinijo: un Geoparque excepcional

La superficie del Geoparque es de casi 2.500 km2, de los cuales 866 km2 albergan tierras emergidas que incluyen la isla de Lanzarote y el archipiélago Chinijo (La Graciosa, Roque del Este, Roque del Oeste o del Infierno, Montaña Clara y Alegranza) más una considerable superficie de espacios sumergidos que contribuyen a aumentar la geodiversidad asociada a este Geoparque (figura 1). La prolongación de las formas, procesos y materiales que constituyen estas islas por debajo del nivel del mar es algo evidente en las estructuras volcánicas complejas como las que constituyen las islas. Éste es el caso de la plataforma de abrasión que bordea, a modo de orla, este conjunto de islas e islotes, generando una planicie sumergida cuya vinculación morfológica resulta indisociable de la geomorfología y los paisajes de la franja litoral de Lanzarote y el archipiélago Chinijo. Esta superficie erosiva se ve interrumpida por la actividad volcánica y erosiva, así como por la presencia de un gran deslizamiento gravitacional, ocasionado por el movimiento masivo de parte de los materiales que constituyeron la estructura del Macizo Antiguo de Famara. La existencia de estos márgenes nítidos en la plataforma de abrasión permite establecer los límites geológicos y geomorfológicos coherentes para la definición de geoparque.

El patrimonio geológico de Lanzarote y el archipiélago Chinijo

Las formaciones geológicas que afloran en la zona permiten interpretar la historia de esta región, desde hace unos 15 Ma hasta la actualidad. Estudiando sus rocas, sus estructuras y sus morfologías, es posible reconstruir los principales acontecimientos geológicos ocurridos durante los periodos Neógeno y Cuaternario.

TyT46_chinijo_2

Lanzarote está formada por materiales casi exclusivamente basálticos, agrupados en tres etapas de construcción volcánica: una submarina y dos subaéreas. Durante la primera fase, de edad Oligocena, se construyó el basamento insular compuesto por materiales volcánicos submarinos, rocas de tipo plutónico y sedimentario. Las dos etapas subaéreas tuvieron lugar durante el Mio-Plioceno y el Pleistoceno-Holoceno y están separadas por un periodo de calma eruptiva de al menos 2,5 Ma, durante el cual las viejas estructuras Mio-Pliocenas fueron sometidas a una erosión continuada que modeló sus formas originales.

TyT46_chinijo_tabla1

Se da la circunstancia de que el basamento de la isla no es visible en ningún afloramiento, pero se tiene prueba de su existencia gracias a un sondeo con fines geotérmicos realizado en el entorno del Parque Nacional de Timanfaya. El sondeo atravesó la isla hasta unos 2.702 m de profundidad (Sánchez Guzmán y Abad, 1986) y permitió atravesar la corteza y conocer los materiales geológicos desde esta hasta la superficie de Lanzarote. Los materiales más antiguos están formados por sedimentos (predominio de arcillas y margas arcillosas con abundante microfauna marina del Paleoceno medio-superior), sobre los que se apoyan los primeros materiales volcánicos cuya formación está estimada a finales del Eoceno o principios del Oligoceno.

La primera etapa subaérea comenzó en torno a los 15 Ma, con varios pulsos de emisión separados por etapas de calma eruptiva que se extiende hasta los 3,8 Ma (Coello et al., 1992). Durante este periodo se emiten importantes volúmenes de materiales basálticos, que se apilan hasta construir grandes edificios volcánicos cuyos depósitos afloran actualmente en Ajaches y Famara; o conjuntos de menor entidad, como el de Tías (Carracedo y Badiola, 1993). Los materiales de esta etapa se consideran como el armazón de la isla y representan el periodo de máximo crecimiento subaéreo.

Una segunda etapa subaérea comprende la actividad reciente desarrollada durante el Cuaternario (2 Ma hasta la actualidad) y se caracteriza por un volcanismo fisural que ha formado numerosos conos volcánicos y amplios campos de lava cubriendo los materiales de la etapa anterior. Los islotes del archipiélago Chinijo se generaron durante el Pleistoceno mediante erupciones hidromagmáticas que emitieron magmas de composición basáltica y basanítica (Armienti et al., 1989; Carracedo y Badiola, 1993). Históricamente, han tenido lugar dos erupciones: la erupción de Timanfaya entre 1730 y 1736 y la erupción de 1824 que dio lugar a los volcanes de Tao, Nuevo del Fuego y Tinguatón.

La necesidad de acometer los preparativos para la presentación de la candidatura a geoparque brindó una gran oportunidad para impulsar la realización de un exhaustivo inventario sobre el patrimonio geológico y los lugares de interés geológico existentes en el ámbito terrestre de Lanzarote, las islas del archipiélago Chinijo y la plataforma de abrasión (Galindo et al., 2015). La metodología utilizada para la elaboración del inventario es la incluida en las directrices del documento Metodología para la elaboración del Inventario Español de Lugares de Interés Geológico, que ha sido elaborado por el IGME (García-Cortés et al., 2014) y adaptada al lugar de estudio.

El inventario dio un resultado final de 63 lugares de interés geológico (en adelante LIG) con alta singularidad y representatividad, como para formar parte del patrimonio geológico de España y contribuir al desarrollo sostenible de Lanzarote mediante el geoturismo. De estos 63 LIG, 42 se encuentran en territorios emergidos (Galindo et al., 2015) y 19 están bajo el agua del mar (tabla 1). En la mayoría de los LIG inventariados, el interés principal es obviamente el volcánico, seguidos por los que tienen como interés principal el morfológico (figura 2). Sin embargo, la gran variabilidad de procesos constructivos y destructivos que se producen en islas oceánicas como Lanzarote y el archipiélago Chinijo permite disponer de una gran diversidad geológica, encontrándose LIG cuyo interés principal es estratigráfico, paleontológico, sedimentario, tectónico o petrológico. Es importante reseñar que se han determinado 13 LIG con relevancia internacional: LZ23 Canal de Lava del Chinero, LZ24 Volcán de Tinaguatón, LZ25 Islote de Hilario, LZ26 Pico Partido-Montaña Señalo, LZ27 Lavas de Timanfaya, LZ28 Conos de Timanfaya, LZ29 Cueva de los Naturalistas, LZ30 Fundación César Manrique, L31 Montaña Rajada, LZ32 Calderas Quemadas, LZ33 Hornitos del Echadero de los Camellos, LZ34 Coranzoncillo y LZ36 La Geria (figuras 3, 4 y 5).

El inventario está previsto que se actualice periódicamente, sobre todo en lo que se refiere a los parámetros de susceptibilidad de degradación y prioridad de protección, ya que éstos pueden modificarse con el tiempo.

TyT46_chinijo_3_4_5

Los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote (en adelante, CACT) se erigen como principal referente turístico de la isla. Con un carácter plenamente público, pero con filosofía de empresa en su gestión, los centros turísticos se configuran como el primer motor económico de la isla. Los CACT fueron creados para resaltar y proteger las bellezas de la naturaleza lanzaroteña. Los artistas César Manrique y Jesús Soto fueron los principales creadores, sabiendo conjugar de manera única, el arte con la naturaleza de la isla. De esta forma, los CACT se han convertido en una versión moderna de la intervención tradicional de los lanzaroteños en su entorno, respondiendo a los usos tradicionales muy arraigados en la población. En su conjunto, los siete centros componen una red y representan una síntesis de los valores naturales y culturales de la isla, por lo que su visita es obligada para conocer la verdadera esencia y el espíritu de Lanzarote. La red de centros incluidos en los CACT son: Mirador del Río, Jameos del Agua, Cueva de los Verdes, Jardín de Cactus, MIAC-Castillo de San José, Monumento al Campesino y Montañas del Fuego.

Todos los centros se encuentran en enclaves geológicos de interés, estando incluidos en el inventario de LIG cinco de ellos. Por tanto, estos centros turísticos presentan una gran oportunidad para introducir al patrimonio geológico de la isla a los visitantes al situarse sobre ellos. Según fuentes de los CACT, la afluencia de público en el año 2014 fue de 668.311 para Jameos del Agua, 368.005 para el Mirador del Río, 349.058 para la Cueva de los Verdes, 870.372 para Montañas del Fuego, 293.336 para el Jardín de Cactus y 56.012 para el Castillo de San José.

Mirador del Río

El Mirador del Río se encuentra situado en lo alto del Risco de Famara, a 400 m de altitud, en la zona más septentrional de la isla. Desde ese punto se puede contemplar una de las vistas panorámicas más espectaculares de Lanzarote y del archipiélago Chinijo, además de observar las Salinas del Río o de Guza y el escarpe de Famara. El mirador es una las creaciones arquitectónicas más representativas de César Manrique donde plasma, en la sucesión de detalles artísticos y arquitectónicos, su entusiasta proyecto de integrar arte y naturaleza.

El Risco de Famara (LZ02 Risco de Famara) es un gran acantilado de unos 25 km de longitud y una altitud de entre 400 y 600 m, cuya génesis está asociada a un megadeslizamiento (Acosta et al., 2003). El acantilado está labrado en el macizo de Famara, configurado esencialmente por el apilamiento de coladas basálticas con intercalaciones de niveles de piroclastos, conos de piroclastos enterrados, capas de almagres y depósitos detríticos, cronológicamente se distinguen tres etapas constructivas. Además, de forma discordante sobre el escarpe se observan distintas generaciones de abanicos aluviales detríticos mixtos coalescentes, depósitos de arenas eólicas organógenas adosadas a la base del escarpe y deltas de lavas. Este LIG permite observar la parte de la estructura interna de uno de los macizos miopliocenos de la isla, además de las morfologías y procesos de gran diversidad y contraste, y la interacción de procesos de gravedad-escorrentía.

Cueva de los Verdes

La Cueva de los Verdes está situada en el norte de la isla de Lanzarote. La cueva servía como escondite y refugio de la población insular durante las invasiones y secuestros de los piratas que tuvieron lugar durante los siglos XVI y XVII. Su acondicionamiento para uso turístico comenzó durante los años 60, inaugurándose en febrero de 1964. El artista Jesús Soto fue el autor de la iluminación y la creación del recorrido interior. El espacio interior apenas fue intervenido con varias explanadas de acceso y la introducción de luz y sonido ambiental.

El tramo visitable está formado por un kilómetro de galerías superpuestas con interconexiones verticales entre ellas. En algunos puntos alcanzan tres niveles, llegan a tener unos 50 m de altura con anchuras que se aproximan a los 15 m. Existen peculiares formaciones y estructuras volcánicas típicas del interior, un tubo de lava, canales de lava, bloques sólidos arrastrados por la corriente, goterones de lava, estafilitos, depósitos salinos, sucesivos niveles de cornisas solidificadas.

El tubo volcánico de La Corona se formó durante la erupción del volcán de La Corona hace 25 ka BP (Carracedo et al., 2003). En superficie se identifica por la sucesión encadenada de jameos (desplomes de la bóveda del tubo volcánico que facilitan accesos naturales a su interior). Este LIG es uno de los más espectaculares del inventario, por su significado geológico y las infraestructuras turísticas únicas a nivel mundial.

Jameos del Agua

Los Jameos del Agua, al igual que la Cueva de los Verdes, se localizan en el interior del túnel volcánico producido por la erupción del volcán de La Corona. Los Jameos del Agua se encuentran situados en la sección de este túnel más cercano a la costa. Deben su nombre a la existencia de un lago interior en el que viven especies únicas de invertebrados, constituyendo además una formación geológica singular en todo el archipiélago canario.

Los Jameos del Agua es el primer CACT creado por César Manrique y es el reflejo de uno de sus pilares creativos: la armonía entre la naturaleza y la creación artística. Fue inaugurado en 1977 después de más de una década de trabajos. Posteriormente, se realizaron nuevas instalaciones para funciones concretas como el espacio museístico de “La Casa de los Volcanes”.

Desde los Jameos del Agua parte el último recorrido del tubo volcánico de La Corona, el denominado túnel de la Atlántida, con una longitud de 1,6 km, que están hoy en día por debajo del nivel del mar y es la prueba más directa del cambio global del nivel del mar durante la última glaciación (entre 23 a 19 ka BP).

Museo al Campesino

En el centro geográfico de Lanzarote, en un significativo cruce de caminos desde donde podemos acceder a cualquier punto de la isla, destaca una de las obras de César Manrique más cargada de referencias simbólicas: el conjunto arquitectónico de la Casa-Museo del Campesino y el Monumento a la Fecundidad.

Este CACT está dedicado a las labores tradicionales del campo en la isla. En el interior del edificio se conservan como elementos decorativos, coladas de lava distales de la erupción de Timanfaya (1730-1736), que alcanzaron el puerto de Arrecife durante la última fase de actividad volcánica. En el comedor principal se observa la sección de unas coladas pahoehoe mostrando la base horizontal de la misma. De mayor interés es el pasillo cuyo techo plano recorre la base de la colada y, aunque sus paredes son artificiales, existen varias zonas acristaladas tras las que se encuentra el corte de los depósitos in situ, permitiendo realizar un recorrido por la historia geológica de esta zona, ya que está excavado en los materiales previos a la erupción de Timanfaya. El Monumento al Campesino es además un excelente ejemplo del aprovechamiento de los recursos geológicos en la arquitectura local.

Montañas del Fuego

El CACT Montañas del Fuego se localiza en el Parque Nacional de Timanfaya. El centro está ubicado en el Islote de Hilario, lugar donde se registra una intensa anomalía geotérmica que alcanza en superficie temperaturas de unos 350 ºC pudiendo alcanzar los 600 ºC a 13 m de profundidad. Esta anomalía se muestra a los visitantes a través de actividades como la combustión de aulagas con el calor del suelo, la generación de un géiser artificial o cocinando alimentos con el calor natural de la tierra. El visitante tiene la oportunidad de adentrarse en el paisaje volcánico, pasando a escasos metros de hornitos, cuevas, malpaíses, bombas, etc., en perfecto estado de conservación mediante la utilización de un tramo de carretera de acceso restringido de unos 14 km acondicionados para su visita. El trazado de la carretera, perfectamente mimetizada con el entorno, es la Ruta de los Volcanes, realizada en 1968 bajo la dirección de César Manrique y Jesús Soto. El Islote de Hilario constituye uno de los islotes o kipukas de mayor originalidad de Canarias y se diferencia de otros islotes por estar cubiertos por piroclastos de la erupción de 1730-1736.

Divulgación

La Casa de los Volcanes es un centro de I+D, gestionado por el Cabildo de Lanzarote, fue creado en el año 1987 y ampliado en el 2005. Desde entonces ha venido desarrollando y apoyando actividades, programas y proyectos de investigación, programas de educación, divulgación e información con especial atención a la formación de especialistas, tanto a nivel nacional como internacional, así como a la producción de materiales didácticos y de exposición en relación al mundo de las geociencias.
Las instalaciones ocupan más de 2.500 m2 y las conforman una amplia superficie expositiva en el Centro Turístico Jameos de Agua, tres módulos del Laboratorio de Geodinámica de Lanzarote en la Cueva de los Verdes, Jameos del Agua y Timanfaya, además de instrumentación dispersa por toda la isla, una biblioteca especializada en temas de volcanismo, así como un aula y una sala de reuniones.
La piedra angular de la Casa de los Volcanes es el trabajo realizado en colaboración con equipos multidisciplinares externos a ella, por ello ha suscrito convenios de colaboración con instituciones como el IGEO y el IGME, entre otros.

Estatutariamente, las funciones de la Casa de los Volcanes, Centro Científico, Cultural y Turístico son las siguientes:

La investigación científica y el desarrollo tecnológico en todos los ámbitos de la volcanología y de otras disciplinas relacionadas con el medio ambiente y los recursos naturales.

La educación, divulgación e información sobre temas relacionados con la volcanología y con el medio natural.

Fomento del desarrollo socioeconómico basado en la utilización racional de los recursos naturales que son patrimonio geológico.

Fomento de la actividad turística basada en la conservación del medio natural, la cultura y la educación.

Conclusiones

El Cabildo de Lanzarote presentó en 2014 la candidatura del Geoparque de Lanzarote y Archipiélago Chinijo. Los límites del área propuesta abarcan un total de 2.500 km2 que incluyen desde la plataforma submarina hasta las partes emergidas de la isla de Lanzarote y los islotes que conforman el archipiélago Chinijo. El Proyecto de Lanzarote y Archipiélago Chinijo proponía un geoparque de islas volcánicas oceánicas en las que, además de tener un excelente global geosite de relevancia internacional, como es la erupción basáltica histórica de larga duración de Timanfaya, predomina la interacción, a lo largo de más de 15 Ma, entre procesos volcánicos y aquéllos que son resultado de la erosión y sedimentación, tanto en ambiente continental como marino. Así, Lanzarote y el archipiélago Chinijo constituyen un conjunto geológico que presenta un patrimonio geológico de relevancia internacional, con gran valor y buena conservación. Esto, unido a la existencia de excelentes infraestructuras turísticas que han sido aprovechadas para poner en valor y divulgar la geología, han hecho que este territorio sea declarado como el Geoparque número 11, y en el miembro número 65 de esta Red Europea la EGN y GGN.

Agradecimientos

Gracias a los sabios consejos recibidos por los evaluadores que visitaron nuestro territorio: los profesores Ibrahim Komoo y Nikolaos Zouros. También gracias a todo el personal del Cabildo de Lanzarote que de una manera u otra han permitido la gestación de este proyecto y sus primeros pasos.

[accordion title=”Bibliografía” close=”1″]Acosta, J., Uchupi, E., Muñoz, A., Herranz, P., Palomo, C., Ballestero, M., y ZEEWorking Group (2003). Geologic evolution of the Canarian Islands of Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria and La Gomera and comparison of landslides at these islands with those at Tenerife, La Palma and El Hierro. Marine Geophysical Researches, 24, 1-40.
Armienti, P. et al. (1989). Petrology of the basaltic lavas of Lanzarote. ESF Meeting on Canarian Volcanism (Absts): 83-84.
Carcavilla, L., Belmonte, A., Durán, J. J. e Hilario, A. (2011). Geoturismo: concepto y perspectivas en España. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 19, 81-94.
Carracedo, J. C. y Rodríguez-Badiola, E. (1993). Evolución geológica y magmática de la isla de Lanzarote (Islas Canarias). Rev. Acad. Canar. Cienc, V-4, 25-58.
Carracedo, J. C., Singer, B., Jicha, B., Guillou, H., Rodríguez Badiola, E., Meco, J., Pérez Torrado, F. J., Gimeno, D., Socorro, S. y Lainez, A. (2003). La erupción y el tubo volcánico del Volcán Corona (Lanzarote, Islas Canarias). Estudios Geológicos, 59, 277-302.
European Geopark Network, 12-08-2014. http://www.europeangeoparks.org
Fernández-Martínez, E., Hilario, A., Alcalá, L., Monasterio, M., Martínez, J. A. y Santiesteban, C. (2014). Actividades de divulgación del patrimonio geológico en geoparques. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 22, 61-68.
Galindo, I., Romero, C., Sánchez, N. y Vegas, J. (2015). Realización de estudios científico-técnicos sobre el aprovechamiento de los recursos volcánicos de Lanzarote. Instituto Geológico y Minero de España. Cabildo de Lanzarote. 256 pp. (Informe Técnico, inédito).
García-Cortés, A., Carcavilla, L., Díaz- Martínez, E. y Vegas, J. (2014). Documento metodológico para la elaboración del Inventario Español de Lugares de Interés Geológico (IELIG). Instituto Geológico y Minero de España. Versión 16. 72 pp. Disponible en: http://www.igme.es/patrimonio
Global Geopark Network, 10-10-2014. http://www. globalgeopark.org
Martiní, G., Alcalá, L., Brilha, J., Iantria, L., Sá, A. y Tourtellot, J. (2012). Reflections about the geotourism concept. En: Sá, A. A., Rocha, D., Paz, A. y Correia, V. (eds.). Proceedings of the 11th European Geoparks Conference. AGA – Associação Geoparque Arouca, Arouca, 187-188.
Mc Keever, P. J. y Zouros, N. (2005). Geoparks: Celebrating Earth heritage, sustaining local communities. Episodes, 28, 274-278.
Sánchez-Guzmán, J. y Abad, J. (1986). Sondeo Geotérmico Lanzarote-L, Significado geológico y geotérmico. Anales de Física, 82, 102-109.
Zouros, N. (2010). Lesvos Petrified Forest Geopark, Greece: Geoconservation, Geotourism, and Local Development. The George Wright Forum Journal, 27, 19-28.
Zouros, N. y McKeever, P. (2009). European Geoparks NetworK and Geotourism. En: New Challenges with Geotourism. Proceedings of the VIII European Geoparks Conference (Ed.: Neto de Carvalho, C. y Rodrigues, J.). Idanha-a-Nova, 19-23.[/accordion]