La geóloga Cristina Torre, promotora y presidenta de la Fundación Torre-Pujales de Corme, La Coruña

0
2530

Tierra y Tecnología nº 43 | Texto | Almudena García-Orea, historiadora del Arte | Fotos | Casa de Galicia y catálogo de la FundaciónLa filantrópica iniciativa de la geóloga coruñesa Cristina Torre Cervigón, viuda del pintor Julio Pujales, ha cristalizado en la creación de la Fundación Torre-Pujales, cuyo Museo de Arte Contemporáneo Costa da Morte se ha convertido en núcleo de difusión cultural tanto a nivel local como internacional.

tyt43corme01En un periodo de crisis como el que estamos padeciendo, en el que la cultura parece ser un lujo innecesario, la geóloga coruñesa Cristina Torre Cervigón y su obra se han convertido en un referente cultural de Galicia, mediante su desprendida y esperanzadora labor. De su mano ha surgido una Fundación con una visión moderna y viva, y un Museo de Arte Contemporáneo, que a pesar de llevar el nombre del lugar en el que se ubica, “Costa da Morte”, se ha convertido en un nuevo faro que ilumina el espacio que lo rodea transformando el entorno en una “Costa da Lume”.

La Fundación

La Fundación Torre-Pujales nace de una audaz iniciativa propiciada por la geóloga coruñesa Cristina Torre Cervigón, viuda del pintor gallego Julio Pujales (figura 1), con el objetivo inicial de dar a conocer la obra de su marido. La afición por la pintura, reflejada en el coleccionismo de ambos, y el afán pedagógico de la impulsora del proyecto, cristalizaron en la creación de la Fundación. Organización sin ánimo de lucro, la Fundación nació en octubre de 2006 y ha sido declarada de interés cultural tanto de ámbito nacional como local, destacando como vivero de cultura a partir del Museo de Arte Contemporáneo Costa da Morte. Su ubicación en Corme, en el marco incomparable del espacio natural de la Costa da Morte (A Coruña), no fue el resultado de una casualidad, sino la cristalización del especial cariño que por él tenían Julio y Cristina.

El museo está ligado a la vida de Corme y se instaló en una casa construida por un indiano que nunca la habitó, siendo posteriormente convertida en el primer casino del pueblo, conocido por sus habitantes, como “Casino de los caciques”, y propiedad de la familia Varela Neira, que la vendería para la ubicación del museo (figura 2).

tyt43corme02La rehabilitación de este edificio sencillo de dos plantas y con huerta trasera, pozo y melocotonero, la llevó a cabo el arquitecto Carlos Hurtado Casanova, que elevará la casa, dando lugar a un falso tercer piso, que en realidad es una cubierta a dos aguas con una estructura de madera, y aprovechará la huerta como espacio útil. Destaca en esta pequeña, pero grandiosa intervención, un lucernario a partir de una pirámide acristalada de 18 caras ubicado en la terraza (figura 3), y la inesperada escalera central (figura 4), de acero inoxidable, colgada desde el forjado con tirantes en redondo, cual si de una escultura más se tratara. La sencilla fachada ha recuperado la mampostería vista, despojándola del gresite que la cubría, y en los dos balcones del primer piso se añadió el anagrama del nuevo museo.

tyt43corme03La Fundación Torre-Pujales no sólo consta de un museo de arte actual, concebido como algo dinámico y lleno de vida, sino que abarca un proyecto mucho más ambicioso, cuyas directrices lleva a cabo un patronato. La característica a destacar es la del dinamismo que ha convertido al museo y a Corme en un vórtice cultural, en una fuerza centrífuga que imparte talleres, concierta encuentros culturales, realiza exposiciones temporales e itinerantes, organiza conciertos, pretende colaborar con otras fundaciones, museos y centros de enseñanza, desarrolla ciclos de conferencias, seminarios, propicia publicaciones e impulsa la investigación. Hay un apartado interesante que también se ha convertido en misión de la Fundación, como es el dar impulso a la “olería” (alfarería tradicional) mediante la creación de un laboratorio de formas, diseño y experimentación en un campo que ha tenido que ponerse al día, sin perder su quehacer milenario y sus formas clásicas. Para ello se ha propiciado la intervención de los propios artistas de la Fundación y de la participación de los propios oleiros. La búsqueda de nuevos diseños para la olería de Buño y la comarca de Bergantiños se está ya viendo reflejada. Este ambicioso campo de desarrollo cultural incluye también el fomento de conocimientos varios como la jardinería y el urbanismo, otras artesanías locales y el turismo de calidad.

De entre las muchas conferencias ya impartidas destaca la del prestigioso y recientemente fallecido, Isaac Díaz-Pardo, intelectual galleguista, pintor, diseñador, ceramista, editor y empresario, que habló acerca de su trabajo y de las dificultades en los comienzos de la cerámica de Sargadelos.

Corme, gracias a la filantrópica iniciativa de esta incansable geóloga, tiene la oportunidad de convertirse en un faro más de la Costa da Morte, conocida hasta ahora por la salvaje belleza de su mar, por su artesanía y su paisaje. Un faro que ahora no sólo iluminará a los navegantes, sino a todos los que aman el arte, la ciencia, la tierra y la cultura en general.

La Fundación ha elaborado un magnífico catálogo que abre sus páginas con el dibujo y las palabras alentadoras que escribió en el libro de firmas, el mencionado Isaac Díaz-Pardo, miembro de honor de la Fundación. Después de diversos artículos, haciendo alusión al “milagro en Corme” y al carácter transformador del proyecto cultural de la obra filantrópica de Cristina Torre Cervigón, tanto en el presente, como en un futuro próximo, incluye también la historia del Museo de Arte Contemporáneo Costa da Morte, de su nacimiento, de su ubicación a través de la transformación de un edificio del pueblo. En definitiva nos hablan de una utopía, en la que nadie creyó, pero que hoy tiene cara y pensamiento.

Tras esta enriquecedora introducción, el catálogo incluye una biografía y un estudio de la obra artística de Julio Pujales con unas magníficas reproducciones de sus lienzos (figura 5) y dibujos, así como las de la colección del museo.

La presentación de la Fundación en la Casa de Galicia en Madrid

El 21 de mayo de 2013, la Casa de Galicia en Madrid celebró un acto poco común en nuestro panorama artístico cultural, dando a conocer una inusual iniciativa privada, como la llevada a cabo por la geóloga Cristina Torre Cervigón. La creación de un centro cultural en Corme (A Coruña), desarrollado por la Fundación Torre-Pujales y materializada en el Museo de Arte Contemporáneo Costa da Morte, y su presentación en Madrid, convocó a numerosos y prestigiosos asistentes que llenaron dos salas. Entre el público se encontraban dos representantes de la Fundación Torre-Pujales, Carlota Cuesta y Encarnación Pisonero, miembros de la Junta de Gobierno del ICOG, como el vicepresidente primero, José Luis Barrera con la autora del artículo (figura 6), y el secretario, Manuel Regueiro, junto a miembros de su familia, ya que poseen casa en Corme desde hace años y tienen amistad con Cristina. Igualmente estuvieron presentes numerosos artistas, como Carmela Saro, catedráticos, críticos de arte, y amigos, que quisieron estar acompañando a Cristina en este acto tan emotivo.

tyt43corme04Tras la intervención de acogida por parte de Ramón Jiménez, coordinador de actividades culturales de la Xunta en Madrid, la presentación corrió a cargo de varias personalidades del mundo artístico: la presidenta de honor del patronato del Museo Reina Sofía, Pilar Citoler; Tomás Paredes, presidente de las asociaciones española y madrileña de Críticos de Arte; el arquitecto y autor del proyecto del museo, Carlos Hurtado Casanova, y el profesor de la Facultad de Bellas Artes de Madrid, José María Parreño (figura 7). Cerró el acto de presentación la propia fundadora del museo, Cristina Torre Cervigón, presidenta de la Fundación y viuda del destacado pintor Julio Pujales.

Todas las personalidades de la mesa que intervinieron pusieron el acento en la actitud filantrópica de Cristina Torres, en su actitud desprendida, y la apuesta de todo su patrimonio personal en este ambicioso proyecto, que no estuvo exento de múltiples escollos y que finalmente se ha convertido en un museo de arte actual y vivo, en un Fundación dinámica orientada al desarrollo de la cultura en todos los ámbitos. En sus intervenciones se destacó el valor de dicha iniciativa, como innovadora, y se realzó la labor de rehabilitación de la sede del museo. El arquitecto de la misma no quiso dar importancia a lo que consideró una humilde intervención, que fue calificada por José María Parreño de original labor de microcirugía. Finalmente intervino la presidenta de la Fundación, hablando sobre los orígenes del proyecto y las razones que les llevaron a ella y a su marido a su ubicación en la Costa da Morte.

Los asistentes aplaudieron vivamente las intervenciones y, a continuación, el gerente de la empresa Aporta Comunicación, Pedro Tasende, terminó la velada con la presentación de una proyección denominada Os camiños do mar, relacionada con el entorno y las múltiples posibilidades de desarrollo turístico de la zona.

El acto se cerró dando la palabra al público que abarrotaba las dos salas, con intervenciones acerca de posibles intercambios con museos de renombre, como el Museo Reina Sofía de Madrid, y alabanzas a la magnífica obra emprendida por la viuda de Pujales.

[styled_box title=»Cristina Torre Cervigón» color=»gray»]Nace en Madrid, y vive y realiza sus estudios de Bachillerato en A Coruña, superando el curso Preuniversitario en la Universidad de Santiago de Compostela.

Se licencia en la Facultad de Ciencias (sección Geología) por la Universidad Complutense de Madrid. En segundo año de licenciatura es nombrada “Tutora de Clases Prácticas para el Selectivo de Ciencias” en la UCM.

Becaria de la Escuela de Formación del Profesorado (dos cursos académicos), obteniendo la calificación de SOBRESALIENTE.

Profesora Ayudante de la UCM, en la cátedra de Geodinámica Externa, y en la Universidad Autónoma de Madrid, en la cátedra de Biología.

Becaria por la Universidad de Navarra, durante 2 veranos, para realizar un curso de profesores de Enseñanza Media.

Profesora Titular de Enseñanza Media con el número uno de la oposición. Catedrática de Biología-Geología en el IES “Beatriz Galindo” de Madrid.

En 1977 contrae matrimonio con el pintor coruñés Julio Pujales, y a través de él entra en contacto con el mundo del arte; juntos empiezan a coleccionar arte contemporáneo. Desde entonces hasta el fallecimiento de su esposo, recorren Europa y parte de América visitando museos y fundaciones.[/styled_box]

[styled_box title=»Julio Pujales Rivas» color=»gray»]Nace en La Coruña en 1939, en una familia de gentes de la mar. Desde niño siente especial atracción por los colores, afición que se trasformará en vocación, lo que le lleva a salir de su tierra para evitar la influencia paterna que deseaba siguiese la tradición familiar.

Primeramente recala en Valencia, para estudiar Bellas Artes, después se traslada a Madrid, donde continúa los estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando. Ya licenciado, se dedica un tiempo a la enseñanza, labor que abandonará para dedicarse por entero a la pintura.

Recibe el premio del Certamen Juvenil de Artes Plásticas de A Coruña (1959) y en el mismo año es becado por la Diputación Provincial de su ciudad natal. En 1964 recibe una beca de la Fundación Fernández-Álvarez de Sotomayor, y en 1966 de la Fundación Rodríguez-Acosta. En 1967 es pensionado del Gobierno francés y recibe el Premio de la Dirección General de Bellas Artes, y en 1997 le conceden el Diploma de Honor del Salón Internacional de Artes Plásticas de Beziers, y el de la Fundación Antonio Machado, Mairie de Collioure (Francia).

Expuso en diversas provincias españolas, en muestras colectivas e individuales: Madrid, Salamanca, Granada, Santander, Valladolid, Alicante, A Coruña, etc., y en el extranjero en Bruselas, Beziers, París, Collioure, Roma, Turín, Nueva York, Texas, etc.

Su matrimonio con la geóloga Cristina Torre Cervigón le proporciona el aplomo y la serenidad que requiere todo artista que investiga.

Falleció repentinamente en Madrid, en el año 1998, a los 58 años, cuando estaba en su mejor momento y con tres exposiciones a la vez.[/styled_box]