ENTREVISTA A XAVIER MIR, GEÓLOGO QUE VIVIÓ EL TERREMOTO DE MARRUECOS IN SITU:

0
571

«En Marruecos la mayoría de la gente no puede invertir en una vivienda sismorresistente»

El reciente terremoto en Marruecos fue un evento sísmico significativo con una magnitud de 6.8 en la escala de Richter. Este temblor tuvo un impacto importante en varias regiones del país, causando daños considerables en edificios y carreteras, así como heridas a algunas personas. La región de Marruecos es conocida por su actividad sísmica debido a la interacción de las placas africana y euroasiática, lo que genera tensiones geológicas a lo largo del tiempo que, eventualmente, desencadenan terremotos. Este tipo de eventos recuerdan la importancia de la preparación y la resiliencia ante desastres naturales en regiones geológicamente activas como Marruecos.

Xavier Mir es geólogo, coordinador científico en el Geoparque Origens, en el Pirineo de Lleida. El pasado 8 de septiembre estaba en Marrakech participando en la 10ª Conferencia internacional de geoparques mundiales UNESCO 2023, por lo que vivió este acontecimiento en primera persona. Desde el Colegio de Geólogos le hemos podido entrevistar para saber cómo vivió este suceso y cómo reaccionó ante el temblor.

El terremoto que experimentó fue un evento importante. ¿Cómo vivió personalmente ese momento? ¿Puede describir la magnitud y la intensidad del temblor y cómo afectó a la población local?

Fue una experiencia intensa, tanto a nivel profesional como personal. El terremoto fue de magnitud 6.8 en la escala de Richter, y la realidad de sentir la tierra temblar es impactante. La intensidad varió según la ubicación, pero en algunas áreas, causó daños importantes en edificios y carreteras. Aunque en Marraquech, la ciudad donde me encontraba el impacto fue menor que en las poblaciones situadas más cerca del epicentro, ver el impacto en la población local fue desgarrador. Miles de personas resultaron heridas y sobre todo, fuimos testigos de los daños materiales significativos en las viviendas y comercios de la medina, el barrio antiguo.

El día del evento habíamos ido a cenar junto a otros compañeros de Geoparques españoles a un restaurante en la medina. Nosotros acabábamos de salir de la muralla y nos encontrábamos ya en el sector moderno.  En el momento del terremoto, vimos temblar un muro junto al que caminábamos y noté como si el suelo se hinchara, otros compañeros relataron que habían notado el movimiento ondulante del seísmo. Lo más impactante fue ver como de la zona de la medina salían masas de polvo procedentes del derrumbamiento de los edificios de adobe.

Al llegar al hotel, aunque este era de construcción moderna y no había padecido ningún daño estructural, por precaución no se nos permitió pernoctar en las habitaciones y se habilitaron las hamacas en el exterior para que pudiéramos dormir allí.

Durante su estancia en Marruecos, ¿cómo vivió personalmente el terremoto? ¿Puede describir su experiencia y el impacto?

Sin lugar a dudas, sentimos la responsabilidad de ayudar en las tareas de socorro siempre que fuera posible. Al día siguiente, aunque las actividades del congreso prosiguieron, ya que se celebraba en una gran carpa, se organizó una donación de sangre. Las excursiones postcongreso quedaron anuladas, y la organización acordó donar a los damnificados el dinero destinado a estas salidas de campo.

¿Cómo reaccionó usted al terremoto en el momento en que ocurrió? ¿Qué medidas tomaron para asegurarse de que estuvieran a salvo?

En cuanto al protocolo de seguridad, nos alejamos inmediatamente de las estructuras que pudieran derrumbarse y verificamos que todos los miembros del equipo estuvieran a salvo.  Un colega del congreso, especialista en riesgos geológicos, nos confirmó que al tratarse de un terremoto intraplaca, asociado a una falla inversa, no se esperaba que hubiera réplicas de magnitud importante ya que gran parte de la energía se libera en el primer impacto sísmico.

¿Qué puede decirnos sobre la respuesta de las autoridades locales y los equipos de socorro ante el terremoto?

Lamentablemente, por lo que hemos podido comprobar, los principales daños se han producido en las construcciones tradicionales más humildes, fabricadas con adobe. Los edificios más modernos, no han sufrido daños estructurales, por lo que queda claro que una construcción sismoresistente es eficaz ante un terremoto, sin embargo, entiendo que resulta difícil implantar en un país en el que la mayoría de la población no puede asumir este tipo de inversión cuando construye su vivienda.

Sabemos que la región de Marruecos es tectónicamente activa. ¿Qué puede decirnos sobre la geología de la zona y cómo esta actividad sísmica es una parte intrínseca de su historia geológica?

La región de Marruecos y en especial la zona del Atlas es sísmicamente activa debido a la interacción de la placa africana y la placa euroasiática. Esta convergencia tectónica ha dado lugar a una serie de fallas geológicas en la zona, incluyendo la que causó este terremoto. Estas fallas acumulan tensión a lo largo del tiempo, y cuando se libera, provoca eventos sísmicos. La actividad sísmica es una parte natural de la geología de la región y es esencial para comprender y gestionar los riesgos asociados.

Entrevista realizada por:

Ester Boixereu Vila

Directora de la revista Tierra & Tecnología

Guillermo Prados Andrés

Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG)