NOTICIAS

lunes, 21 junio 2021 / Publicado en Noticias
jueves, 17 junio 2021 / Publicado en Noticias
miércoles, 05 mayo 2021 / Publicado en Noticias

Proyecto de Cooperación al Desarrollo del Sector Agua y Saneamiento realizado en Honduras por Geólogos del Mundo durante la campaña 2019-2020, titulado: Proyecto DAS: Derecho al Agua y Saneamiento. Sistemas autosostenibles y de gestión comunitaria rural indígena Lenca en Intibucá (Honduras).

Antecedentes

La labor de Geólogos del Mundo en Honduras arranca en 2004 trabajando en proyectos de diferentes sectores. A partir de 2015 se centra en el Sector Agua y Saneamiento para beneficio de los pueblos indígenas, más concretamente en la etnia Lenca del Departamento de Intibucá.

Estrategia MAS_DHI

Se define la estrategia MAS_DHI (Mejora de Sistemas de Agua y Saneamiento para el Desarrollo Humano de Intibucá). Esta estrategia es a su vez un programa de actuación, que en conjunto, es el sumatorio de varios proyectos específicos.


La Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo (AACD), que ya venía colaborando desde 2006 en la cofinanciación de nuestros proyectos en otros ámbitos territoriales de Honduras, se implica desde su inicio en MAS-DHI colaborando en la ejecución de cinco proyectos correspondientes al periodo 2014 a 2018. Ello hizo posible que 45 comunidades lencas, hayan podido alcanzar su ODS6 particular.

Unas 33.300 personas de etnia lenca pueden disfrutar ya de unas mejores condiciones de vida gracias a disponer de agua potable y además, en algunos centros escolares, de un saneamiento básico digno y adecuado.
En esos cinco proyectos específicos fueron ejecutadas 81 unidades de obras de infraestructura hidráulica de abastecimiento y saneamiento (depósitos de almacenamiento de agua, sistemas de captación, líneas de conducción y distribución, pasos aéreos en conducción, fuentes comunitarias, pozos perforados, instalación de pozos, fosas sépticas, módulos sanitarios hidráulicos, etc.).
El proyecto objeto de este informe constituye la sexta colaboración de la AACD en el desarrollo de la estrategia MAS-DHI que cuenta ya con la ejecución de un total de dieciséis proyectos terminados para el beneficio de la población lenca de Intibucá.

Área de actuación geográfica

Las actuaciones se llevaron a cabo en dos áreas del municipio de Intibucá: Una al norte, limítrofe con el Departamento de Santa Bárbara, incluida en el Sector Administrativo I del municipio; y la otra otra hacia el sureste del municipio perteneciente al Sector Administrativo VI.
El Proyecto ha beneficiado a tres comunidades rurales pertenecientes a la zona de Río Blanco (área N); y a una comunidad, igualmente lenca, en la zona de San José (área SE).

Al sector de Río Blanco pertenecen tres de las comunidades objetivo de este proyecto: El Barreal, La Tejera y Valle de Ángeles, situadas a cotas superiores a 1.200 m.s.n.m. Las actuaciones llevadas a cabo fueron centradas en el abastecimiento de agua potable a las tres comunidades.

Los pobladores de estas comunidades, debido a su aislamiento, mantienen una forma de vida muy tradicional dedicándose a la agricultura de subsistencia y estacionalmente se desplazan a los puntos de producción de café para incorporarse como temporeros en su cosecha.

La comunidad de Casas Viejas (de San José) se localiza al noreste de las ciudades de La Esperanza e Intibucá, en el área de San José del municipio de Intibucá.

La comunidad de Casas Viejas dispone de un pequeño centro escolar (Escuela Elden Vasquez), al que asisten tanto niños y niñas de educación pre-básica como básica, que tenía un sistema de saneamiento básico consiste en una letrina totalmente inservible y una fosa séptica ya colapsada.
La proliferación de enfermedades gastrointestinales derivadas de ese deficiente saneamiento eran frecuentes, poniendo la voz de alarma del Servicio de Salud de Intibucá; por ello, la actuación en este sector fue orientada a dotar a la escuela de un sistema de saneamiento básico digno y eficiente.

Financiación

El proyecto se ejecuta con financiación de ámbito público y privado y de carácter externo y local.

Aportes externos: Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del principado de Asturias, España (AACD) y Geólogos del Mundo.

Aportes locales: Municipalidad de Intibucá, nuestra contraparte en Honduras, la Asociación de Investigación Ecológica y Socioeconómica (ASIDE), comunidades beneficiarias y la Secretaría de Salud de Honduras.

Beneficiarios directos

El proyecto ha podido finalmente beneficiar a las 1.600 personas, de las que el 39% son niños, que viven en las cuatro comunidades rurales lencas del municipo de Intibucá, objeto de este proyecto.

Desarrollo de la fase constructiva y pandemia COVID-19

La llegada de la pandemia de COVID-19 a Honduras, alrededor de marzo de 2020, ha afectado el desarrollo temporal del proyecto. Afortunadamente se produjo con la fase constructiva ya muy avanzada en las comunidades del sector de Río Blanco, alguna de ellas en las actividades finales, con lo que la logística general de trabajo no se vió muy alterada.

Depósito ya finalizado a falta de rotulación. A la derecha se puede ver la placa identificativa del proyecto y sus financiadores. Etapa COVID-19.


No sucedió igual en Casas Viejas (San José de Intibucá) donde buena parte de las actividades sociales y el total de las constructivas tuvieron lugar en la etapa COVID-19, con lo que la metodología y logística de trabajo se tuvo que adaptar a las nuevas restricciones sanitarias y las condiciones meteorológicas adversas al moverse el cronograma previsto hacia los meses de lluvia.

Tras 64 días naturales de inactividad presencial, el 18 de mayo se produce una apertura de las medidas restrictivas internas en Honduras, que permitió retomar paulatinamente actividades en terreno.

Las reuniones sistemáticas de coordinación entre personal local y los técnicos de GM retornados a España, siguieron siendo semanales vía telemática; y el seguimiento, supervisión y resolución de problemas, diario vía whasapp y email.

Durante la etapa COVID-19, las reuniones de seguimiento, control y dirección de obra, continuaron realizándose semanalmente vía telemática desde España y Honduras.

El 12 de junio de 2020, se retoma la parte constructiva propiamente dicha y, de forma paralela, aquellas actividades formativas y de capacitación más necesarias. El proyecto se transfiere a las comunidades ya finalizado dentro de esta Etapa COVID 19.

Actividades de formación, capacitación, sensibilización y concienciación

La mayor de las actividades en el sector de Río Blanco se realizaron en la Etapa Pre-COVID-19, mientras en el sector de San José tuvieron quye realizarse con las resticciones impuestas por la pandemia.

Actividades con los adultos, limpieza y reforestación de la microcuenca de sus fuentes de agua. Sensibilización sobre la necesidad de la conservación ambiental para el mantenimiento de sus fuentes y para preservar la calidad del agua. Etapa Pre-COVID-19.

Actividad de sensibilización con escolares de la comunidad de Valle de Ángeles (Río
Blanco). Etapa Pre-COVID-19.

Participación en el Cabildo abierto sobre Agua y Saneamiento en Intibucá. Etapa COVID.

Efecto en la zona de los huracanes Eta e Iota. Reposición de las estructuras afectadas.

Los efectos estos huracanes en noviembre de 2020, se hicieron sentir directamente sobre algunas las infraestructuras realizadas en este proyecto.

Es el caso de la línea de conducción de agua de la comunidad de Valle de Ángeles que fue seriamente afectada en algunos puntos. Se hizo necesaria la consiguiente reposición y reparación de daños con la ejecución de obras complementarias que minimicen el riesgo de una nueva interrupción del suministro de agua al depósito de almacenamiento.

Vista del deslizamiento de tierra que cortó la línea de conducción. En la imagen se observa una tubería instalada temporalmente para reanudar el servicio en espera de las actuaciones de reposición.

La línea de conducción de Valle de Ángeles se vio afectada seriamente en algunos tramos de su trazado, llegando a desaparecer la tubería inicialmente instalada debido a la fuerte erosión causada por la activación torrencial de algunas de las quebradas que acumularon una ingente cantidad de agua erosionando los suelos hasta dejar desnuda el sustrato rocoso. Asimismo se produjeron deslizamientos de tierra que afectaron a varias zonas de la línea.

Por su parte la obra toma también sufrió los efectos, deslizándose sobre ella una avalancha de rocas. Afortunadamente en este caso, debido a los refuerzos realizados durante su construcción, no llegó a sufrir daños a no ser en su tubería de salida.

Obra toma una vez realizado el desescombro del material de bloques que la cubrió. Se
puede observar la ausencia de daños estructurales y funcionales. Tan solo se repuso un tramo de la tubería de salida a conducción y la parte exterior del sistema de limpieza.

Ayuda humanitaria en emergencia

A nivel regional de Centroamérica, y de Honduras en particular, se
produjeron dos fenómenos hidrometeorológicos encadenados que se sucedieron uno a otro en cuestión de escasos días: los huracanes Eta e Iota. Los fuertes vientos y lluvias torrenciales asociados fueron causantes de graves inundaciones y movimientos del terreno que supusieron
grandes pérdidas materiales, vidas humanas e importantes afecciones a infraestructuras de comunicación e hidráulicas. Todo ello en plena pandemia de la COVID-19.

Dificultad para el confinamiento domiciliario

Las dificultades en estos ambientes rurales, en los que se depende de las actividades diarias de trabajo en el campo y la venta de sus productos, hacía que el cumplimiento del confinamiento domiciliario decretado fuera prácticamente imposible de cumplir. Había que proporcionar a esas personas productos elementales (raciones básicas de alimentos, agua, y mascarillas) para su subsistencia.

Distribución de agua potable y alimentos durante la emergencia

Ante esta situación, la municipalidad de Intibucá reaccionó en un primer
momento con la compra de algunos alimentos básicos no perecederos para distribuirlos entre la población más necesitada.
El otro elemento primordial, el agua, se fue consiguiendo por la donación de algunas Juntas de Agua de comunidades y barrios que disponían de ella, una de las cuales fue la de Las Delicias, en donde hacía pocos años la financiación de la Agencia Asturiana de Cooperación había permitido la construcción de un depósito de agua, una captación y filtro.

Equipo de Geólogos del Mundo dando apoyo logístico en el reparto de agua potable en
barrios periféricos de Intibucá. En agua que se sirvió fue donación de las Juntas de Agua de Las Delicias, El Maniadero y Llano de la Virgen.

Se inició una campaña de distribución de alimentos y agua por parte de la municipalidad con el apoyo logístico de otras personas y organizaciones como Geólogos del Mundo/ASIDE. De esta forma, se trató de mantener lo más posible las medidas de prevención biosanitaria de confinamiento domiciliario minorando el riesgo de contagio y expansión de la pandemia.

Geólogos del Mundo con su equipo de trabajo de proyecto colaboró en dos vertientes: por un lado, en la logística de reparto de agua y alimentos; y por otro llevando a cabo una veeduría social para ser testigos de la transparencia de las operaciones de reparto y entrega. Durante estas entregas también se vio la solidaridad entre las personas de las propias comunidades.

La entrega de raciones de alimentos llegó también a las comunidades del sector de Río Blanco beneficiarias del presente proyecto. La Tejera, El Barreal y Valle de Ángeles.

Reparto de víveres en comunidades rurales. Alimentos de primera necesidad no
perecederos en albergues de emergencia.

Leer el informe final

lunes, 26 abril 2021 / Publicado en Noticias

El año 2020 ha sido, sin duda, nefasto para la gran mayoría de la población. Una tremenda crisis sanitaria ha acarreado, también, una gran crisis económica a nivel global. A pesar que han sido muchos los sectores que se han visto afectados como ocurre en todas las crisis, el golpe ha sido más duro para los más desfavorecidos.

Artículo original en la revista nº 57 «Tierra y Tecnología, una publicación del Ilustre Colegio de Geólogos de España.
Autor: Rafael Jordá Bordehore, geólogo y jefe de proyectos de la Delegación de Madrid de Geólogos del Mundo y vocal de la junta de gobierno del Ilustre Colegio de Geólogos de España.

La cooperación en tiempos de pandemia, aunque con dificultades ha seguido adelante desde hace más de un año.

Técnicos y voluntarios de GM, se encontraban trabajando en Honduras, Haití y Senegal en el comienzo de la pandemia de COVID-19.

En medio de la desinformación y ajenos al desastre que se avecinaba, continuaron con su trabajo y colaboraron en la gestión de emergencias, ayudando a las contrapartes locales, hasta que las limitaciones impuestas por los gobiernos impidieron llevar a cabo las actividades.

A continuación y por la relevancia que el tema ha tenido en el desarrollo de proyectos y otras actividades de GM, les ponemos algunos extractos del artículo publicado en Tierra y Tecnología :

La cancelación de los vuelos, supuso un doble bloqueo, por un lado, dejó de llegar ayuda a las áreas beneficiarias de proyectos y por otro, miles de cooperantes se quedaron sin poder regresar de los países donde trabajaban. En el caso de Geólogos del Mundo, vivimos con gran tensión como el personal de los proyectos de la delegación de Asturias quedaron atrapados en Honduras y como también los colaboradores de la delegación de Madrid, que estaban cooperando en la zona fronteriza entre Haití y Santo Domingo, no pudieron salir por ninguno de los dos países.

Sin embargo, de vuelta a casa, el trabajo no se detuvo; tanto el personal de la sede central como el de las delegaciones siguieron con los proyectos en curso, en contacto permanente con las contrapartes (socios locales de los proyectos) y preparando nuevas convocatorias, aunque éstas,  por la situación de pandemia, no salían.

De la crisis de la cooperación a la pandemia del 2020

Colaboradores de GM ayudando en la gestión de la pandemia del COVID-19 en Honduras

La crisis en la cooperación al desarrollo se lleva viviendo muchos años, con el enorme descenso de las ayudas públicas a la cooperación, unido a las grandes necesidades que siguen aumentando en el mundo y a la mayor competencia entre asociaciones (existe, por suerte más gente interesada en cooperar, pero con menos fondos con los que trabajar). Geólogos del Mundo ha sufrido estos años de manera muy notable esta crisis, con unos ingresos considerablemente inferiores respecto a la década anterior. Sin embargo, el descenso de las ayudas se ha visto reflejado, sólo, en una disminución de la envergadura de los proyectos, pero no en el número de ellos. Esto sin duda, se debe al interés y la enorme calidad humana del personal que dispone la asociación, sus socios y colaboradores.

Y se sumaron los huracanes…

NOAA: Hurricane Iota on November 16, 2020

Además de la pandemia, el año 2020 estuvo acompañado de otros eventos destructivos de origen natural. Un año más, la región del Caribe y Centro América sufrió la embestida de huracanes y tormentas tropicales.

Así, a finales de agosto, la tormenta tropical Laura atravesó la isla de La Española, afectando notablemente a la República Dominicana y a Haití. Lamentablemente, la zona fronteriza, donde lleva a cabo sus actuaciones la delegación de Madrid de Geólogos del Mundo, fue una de las más afectadas. El tránsito entre ambos países se vio cortado, impidiendo el paso de suministros, pero lo más grave, fue el corte del abastecimiento de agua a la ciudad haitiana de Anse-à-Pitre, al desaparecer la captación en el río Pedernales. Geólogos del Mundo ha estado en contacto con los técnicos de la empresa de agua para dar soluciones temporales y redactar un proyecto para la reparación de dicha toma.

Otra catástrofe ocurrió durante la madrugada del 29 al 30 de octubre, cuando un corrimiento de tierras, en las faldas del volcán San Salvador, sepultó varios barrios de la localidad de Nejapa (El Salvador). De inmediato, el municipio madrileño de Coslada, hermanado con Nejapa, convocó un consejo de cooperación extraordinario para aprobar ayudas de emergencia. Geólogos del Mundo asistió a dicho consejo e intervino, aportando soluciones para la reconstrucción.

Finalmente,  en el mes de noviembre, los huracanes Eta e Iota azotaron Centroamérica. Éstos han sido considerados de los más destructivos de los últimos años en Guatemala y Honduras. En este último país, una de las zonas más afectadas, fue precisamente donde se localizan los proyectos que Geólogos del Mundo desarrolla. La delegación de Asturias, muy implicada, brindó su completa colaboración y asesoramiento a la municipalidad de Intibucá

Los proyectos de Geólogos del Mundo en 2020

Pese a todo este conjunto de graves problemas, la actividad no ha cesado. Se han finalizado y continuado los proyectos que venían de años anteriores y se han puesto en marcha otros nuevos. Los países de actuación han sido Honduras, en la municipalidad de Intibucá (delegación de Asturias), Haití en la región fronteriza sur (delegación de Madrid) y Senegal en la región de San Luis (delegación de Aragón).


Proyecto: Tejiendo la red de la inclusión: agua potable y asistencia alimentaria para el centro integral Misión de Amor,La Esperanza. Intibucá (Honduras)

Igualmente, se han realizado, por parte de todas las delegaciones y la sede central, reuniones de trabajo, conferencias, talleres y labores de sensibilización y difusión en España, destacando en este sentido los proyectos de la delegación de Andalucía: “Acción juvenil por los ODS: proceso de educación y de movilización por el desarrollo sostenible en centros de educación secundaria y FP” y el “Curso de Reducción del riesgo de desastres naturales y adaptación al cambio climático” 

El futuro de la cooperación

La pandemia continúa en 2021 y seguramente nos acompañará un largo período de tiempo, aunque sin duda menos que las necesidades de la población más desfavorecida, con o sin virus.

El futuro de la cooperación pasa por la participación directa del conjunto de la sociedad, cambiando drásticamente el planteamiento de las asociaciones. Por desgracia para nosotros, las grandes ayudas públicas son cosa del pasado. Sin embargo, se han creado nuevas herramientas para favorecer la participación privada, como son las desgravaciones fiscales.

Desde Geólogos del Mundo seguiremos trabajando para contribuir a reducir la pobreza y minimizar el efecto de los riesgos geológicos. Por supuesto, vamos a continuar presentándonos a las convocatorias públicas para proyectos de cooperación y sensibilización, pero estamos haciendo un gran esfuerzo para acercarnos más a la población general para dar a conocer nuestro trabajo y conseguir la ayuda de personas y empresas. 

Pueden leer el artículo completo publicado en Tierra y Tecnología aquí

SUBIR