Cincuenta años de Geológicas en Salamanca

"Siempre me quedará el recuerdo de aquella heroica Primera Promoción que se inició sin apenas medios".

0
773
La Primera Promoción al completo, en 1971. Al fondo, a la izquierda, se distingue al profesor Antonio Arribas (Foto facilitada por F. J. Sánchez San Román).

Fue empeño de Felipe Lucena Conde que la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca pasase de enseñar sólo Química, a ofrecer las otras cuatro Ciencias fundamentales.

Por entonces el primer curso era común a todas las disciplinas. Era el famoso Selectivo de Ciencias, con las cinco asignaturas básicas.

En 1965 se hizo cargo de la Geología de Selectivo Antonio Arribas Moreno, catedrático de Cristalografía y Mineralogía, que había obtenido brillantemente su plaza para Valladolid, donde creo que no llegó a tomar posesión, haciéndolo por traslado en Salamanca. Yo arribé a esta Universidad en octubre de aquel año, como su Profesor Adjunto.

Hasta que llegó el profesor Arribas la Geología que se daba en Salamanca no era tal, sino sólo Cristalografía y Mineralogía, a cargo de Julio Rodríguez Martínez, futuro famoso ministro de Educación. Con aquél cambiaron las cosas y se enseñó una Geología General. Recuerdo, como anécdota, que en cierta ocasión un compañero me preguntó, por decir algo, que qué estaba explicando en aquella fecha. Al contestarle que los volcanes, me miró sorprendido y me dijo: “¿Pero eso se da ahora en Geología?“. No es broma; me ocurrió.

Gracias a ese empeño del profesor Lucena –para mí el mejor Rector de cuantos conocí– en el curso 1967-1968 se empezó a estudiar Biológicas en Salamanca, y al año siguiente, Geológicas; ambas carreras a cargo de Secciones de la Facultad de Ciencias. Después llegaron Físicas y Matemáticas. La de Geológicas se estructuró en cinco Departamentos: Cristalografía y Mineralogía, Petrología, Geodinámica (Externa e Interna), Estratigrafía y Paleontología.

He de aclarar que este inicio en dichas carreras lo era cuando los alumnos llegaban a 2º curso, por ser -repito- el 1º, Selectivo de Ciencias, común a todas.

Por tanto hay que considerar el curso 1968-1969 como el inicial de la Primera Promoción de Ciencias Geológicas, cuando siete alumnos se matricularon en 2º curso. Estos alumnos fueron: Enrique Antonio Briones López, María Luisa Hierro López, Julio Martínez Gallego, Félix Obregón Marcos, Antonio de la Torre Luque y Antonio Villanueva Ladívar. A partir de enero de 1969 Francisco Javier Sánchez San Román lo hizo como alumno libre.

A esta primera promoción se unió, en el curso 1969-1979, José Nicolau Gallardo. al matricularse en 2º y 3º.

Orla de la Primera Promoción de Ciencias Geológicas

Pero esta inauguración de nuevos estudios tuvo su particular anécdota. Antonio Arribas estaba fuera de Salamanca y Felipe Lucena le puso un telegrama preguntando si se podría empezar el curso 1968-1969 con 2º de Geológicas. Parece ser que el cruce de telegramas fue mal entendido y Lucena dio la orden de salida anticipadamente. No hubo forma de volver atrás, dado que los trámites en el Ministerio ya se habían iniciado. Curiosamente, las clases empezaron en octubre del 68 sin haber sido aprobado el Plan de Estudios, que salió en el BOE el 7 de noviembre. Sin duda el Rector Lucena estaba muy pendiente y supo que la Orden Ministerial se había promulgado el 10 de octubre.

La premura de la entrada motivó que hubiese escasez de profesores: sólo estábamos Antonio Arribas y yo como geólogos. La cuestión se resolvió gracias a Eduardo Neira, antiguo Ayudante de Cristalografía en Madrid, que a la sazón era profesor en el Instituto de Enseñanza Media de Zamora. Impartió en aquel curso la Cristalografía I y la Geodinámica Interna, que en el Plan de Estudios figuraban como asignaturas cuatrimestrales.

La Química Analítica Aplicada se encomendó a Jesús Hernández Méndez, por entonces Profesor Adjunto. La Mineralogía fue dada por Antonio Arribas Moreno, el único Catedrático de aquel profesorado, a quien debe considerarse como fundador de estos estudios en Salamanca.

Los alumnos de la Primera Promoción en el Teso de la Flecha, donde me ayudaron a recoger un bloque con una tortuga fósil. La foto fue hecha el 11 de noviembre de 1968. Falta en el grupo F. J. Sánchez San Román, que se añadió a sus compañeros dos meses después. (Foto: E. Jiménez)

Yo tuve que hacerme cargo de la Geodinámica Externa y al año siguiente de la Paleontología, además de continuar con la Geología General del Selectivo. Y así dio comienzo la enseñanza de la carrera de CC. Geológicas en Salamanca. Cuando tuve que dar la Paleontología en CC. Biológicas, dos años después, me sustituyó en Geodinámica Externa Cándido Alfageme, por entonces profesor en el Instituto de Enseñanza Media de Toro (Zamora). También tuve luego que llenar el hueco dejado por Eduardo Neira, hasta que se cubrió la plaza de Profesor Agregado de Cristalografía.

En el curso 1969-1970 inició su docencia en Salamanca Luis Carlos García de Figuerola, que trasladó su Cátedra de Petrología de Oviedo Tras él vinieron otros profesores, también de Oviedo: Luis Guillermo Corretgé Castañón, Inmaculada Corrales Zarauza y Enrique Martínez García.

Más tarde se incorporaron José María Ugidos Meana e Isabel Valladares; por concurso-oposición de Profesores Agregados, Florencio Aldaya Valverde, Francisco Javier Martínez Gil y Purificación Fenoll Hach-Alí, y por ascenso de Agregaduría a Cátedra, Jaime de Porta Vernet, con su esposa Nuria Solé.

La situación profesoral de la Sección de Geológicas se normalizó a partir del tercer curso. Pero siempre me quedará el recuerdo de aquella heroica Primera Promoción que se inició sin apenas medios. Seguramente alguno de aquellos siete alumnos se acordará del miedo que pasaban cuando yo les llevaba al campo, en aquel vetusto 2CV, mi primero y amado coche, que conducía en precarias condiciones de visión. Y también de aquellas clases que se impartían en aquel laboratorio de la “vivienda del bedel”, en el Palacio de Anaya, sentados todos en taburetes.

Quizás haya omitido algo o haya dicho poco de la Segunda Promoción y siguientes, de las que salieron tantos profesores, y de otros que llegaron. Ello puede ser objeto de otros artículos. Pero por lo que respecta a la Primera ¡así fue!

Tierra y Tecnología nº 51 | Autor: Emiliano Jiménez Fuentes Profesor Jubilado. Universidad de Salamanca | Este artículo también fue publicado en el diario digital LA CRÓNICA DE SALAMANCA el 4 de febrero, 2018.