Los mapas geológicos son fundamentales en la gestión de los recursos mineros y la prevención de los riesgos geológicos

• “Los mapas geológicos han sido desde sus inicios un instrumento esencial tanto para la exploración y gestión de los recursos mineros como para la prevención de riesgos naturales”, sostiene la experta Ester Boixereu

1
3301

Uno de los mecanismos fundamentales para la obtención de información de carácter geológico en cualquier país, es la elaboración de mapas geológicos detallados, como explicó Ester Boixereu, experta del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y vocal de la junta directiva del ICOG en la tertulia del Geoforo realizada el pasado jueves 17 de noviembre dentro de las actividades de la Semana de la Ciencia Madrid.

La especialista destacó la importancia de iniciativas como el Plan MAGNA, iniciado en 1969 por el IGME con el objetivo de realizar una cartografía geológica detallada para impulsar la industria y la minería en España. “Se puso la geología al servicio del progreso del país”, aseguró Boixereu.

José Luis Barrera, moderador de la tertulia junto a Ester Boixereu.
José Luis Barrera, moderador de la tertulia junto a Ester Boixereu.

Retorno de la inversión

Un estudio realizado por el propio IGME en el año 2004 a la finalización de este programa, situaba el retorno de la inversión en el Plan MAGNA (121M€) en 18,35 euros por cada euro invertido es decir unos 2.220M€.

Boixereu explicó que desde 2004 el IGME lleva realizando el programa GEODE, que tiene como objetivo armonizar la información de los mapas geológicos del Plan MAGNA, obteniendo de este modo una cartografía geológica digital continua.

También apuntó a la cartografía en 3D como el futuro para la elaboración de mapas geológicos, “ya que permite incluir mucha más información sobre los procesos que tienen lugar en el subsuelo”. Además, la vocal del ICOG señaló que, desde, el desarrollo de la línea de cartografía geomorfológica, en la década de 1990, la cartografía geológica se ha convertido en un “instrumento esencial” para la prevención de riesgos naturales como deslizamientos de tierras, inundaciones, subsidencias y colapsos, terremotos o erupciones volcánicas.

Por último, recordó que uno de los primeros antecedentes de los mapas geológicos hallados en España son las piedras de Abauntz, en Navarra, con una antigüedad de más de 13.000 años. También fue española la primera representación geológica de un volcán, el Masaya (Nicaragua), realizada en 1529 por Gonzalo Fernández de Oviedo.

“La llegada de la fotografía aérea a mediados del siglo XX supuso una revolución para la elaboración de los mapas geológicos, que empezaron a ser mucho más precisos”, aclaró Ester Boixereu, quien también recordó a una de las pioneras de la cartografía geológica submarina, Marie Tharp. Su trabajo de cartografía de los fondos marinos permitió constatar la existencia de las grandes fallas que separan las diferentes placas tectónicas del planeta.

En el debate entre los asistentes se sugirió la conveniencia de completar y desarrollar las series cartográficas que realiza el IGME y más concretamente la cartografía geomorfológica iniciada tardíamente dentro del programa de cartografía 1:50.000 así como la posibilidad de desarrollar una nueva cartografía geológica nacional a escala 1:25.000

También durante el debate tras la conferencia se pidió que el nuevo gobierno garantice que la información geológica obtenida en todo tipo de estudios geológicos en España quede almacenada y esté a disposición de empresas y particulares.

cartografia_publicoEn concreto, el ICOG reclama el cumplimiento de la Ley 22/1973, aún en vigor, y del Real Decreto 2857/1978, que faculta al Instituto Geológico y Minero de España (IGME) a acceder a los datos de los estudios geológicos realizados por empresas y particulares cuando estos se realicen a más de 25 metros de profundidad en tierra firme, o a cualquier profundidad en el subsuelo submarino. Este acceso precisa la colaboración activa de los órganos competentes de las diferentes Administraciones Públicas autorizadoras de las campañas de prospección (Central, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos).

Además, el Colegio de Geólogos solicita que se amplíe el alcance de la recolección de datos a todo tipo de estudios del terreno, incluidos los geotécnicos, cuya información se está perdiendo irremediablemente en muchos lugares del país. Así se solicitó durante un foro dedicado a la cartografía geológica española organizado por el propio Colegio de Geólogos en el marco de la Semana de la Ciencia.

Se propuso seguir el ejemplo de países como Reino Unido, donde la información de los estudios geológicos y geotécnicos realizados en todo el país está accesible a través de la página web del Servicio Geológico Británico (BGS) y cualquier persona o entidad puede además aportar la información geológica de la que disponga.

Exceptuando lógicamente, la información confidencial y aquella de carácter sensible, sería deseable que los datos obtenidos en estudios geológicos para la elaboración de infraestructuras fuera conservada y pudiera ser consultada por los ciudadanos o cualquier entidad interesada.

En este sentido, el Colegio indicó que ha propuesto a la Comunidad de Madrid un plan para hacer que la información geológica de los estudios geotécnicos conservados en los ayuntamientos de la Comunidad pueda ponerse a disposición del público.

Manuel Regueiro, presidente del Colegio de Geólogos junto a Ester Boixereu.
Manuel Regueiro, presidente del Colegio de Geólogos junto a Ester Boixereu.