Concepto de espacio público

0
161

Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír.

George Orwell (Rebelión en la granja)

Reflexión a partir del artículo de Enrique Arroyas Langa. “Los blogs, perspectivas individuales en el espacio público”

Tierra y Tecnología nº 41 | Texto Federico Arias Picazo. Periodismo y Comunicación Audiovisual Universidad CEU San Pablo. Editor onCEUTV | Nos ha tocado vivir en una época de incertidumbre, en los tiempos líquidos de los que trata el sociólogo Z. Bauman. Ahora, las estructuras sociales no perduran en el tiempo y la flexibilidad y el carácter voluble de la realidad contemporánea hacen que se refleje en la forma de ser de las personas. La comodidad se hace característica innata de la naturaleza humana, y las múltiples y diferentes propuestas de ocio y de conocimiento que ofrece la sociedad hacen que las personas pierdan ese deseo también innato que les ha acompañado desde los inicios: la búsqueda de la verdad. La saturación de información audiovisual y periodística y la desconfianza en los grandes grupos de comunicación, siempre en crisis y prometedores de una falsa “objetividad”, hacen que, en el mejor de los casos, las personas recurran a nuevas fuentes de información.

Incertidumbre; también con el futuro del mundo del periodismo. El desarrollo de los blogs y de Internet parece ser la vía de escape de todas esas personas que huyen de los tradicionales canales de información. Estos pequeños altavoces (los blogs) dan voz a grupos individuales antes silenciados por las mayorías elitistas y nacen de la sociedad civil, por lo que su independencia del Estado y de los grupos de comunicación es total. Independencia; cuánta importancia encierra este concepto en relación a la actividad periodística. Según Habermas, se ha resuelto de forma incompleta el problema entre objetivos comunicativos y los intereses mercantiles. Opino que el capitalismo puede suponer un obstáculo para llegar a la democracia deliberativa que propone Thompson ya que promueve sociedades que no tienen capacidad de autorreflexión. Para huir de esto surge el espacio público independiente “desde el mundo de la vida”; desde la sociedad civil. La diferencia entre el concepto de espacio público de estos dos autores es evidente y se puede resumir en lo siguiente: Habermas se pregunta por cómo se hace el debate y Thompson por qué se debate: con información y conocimiento.

El espacio público democrático deliberativo propuesto por Habermas es utópico, ya que es imposible que todas las personas participen en la toma de decisiones para así dar legitimidad al sistema democrático, a semejanza de como se hacía en la antigua Grecia. El objetivo que persiguen los medios es el entendimiento con su audiencia a través de la palabra, el sonido o la imagen. Pero estos no deben olvidar la responsabilidad ética que poseen. En busca de la tan ansiada independencia de los poderes estatales respondió la Escuela de Chicago. Internet se presenta, por tanto, como una basta red de difusión de conocimientos; no obstante, no creo que Internet fragmente a la audiencia. El ciberespacio ofrece una gran cantidad de información y facilita los vínculos entre las personas. Pero lo mismo ocurre con la prensa escrita. Las personas compran los periódicos, visitan las páginas webs en general, que son acordes a su opinión, a su personalidad o a sus creencias. Internet no aumentará el extremismo, el desprecio o la violencia a opiniones contrarias. Lo que si podría fomentar estas actitudes creo yo, sería la desaparición de la figura del intermediario o periodista.

Ante la sobresaturación de información (no conocimiento) que nos rodea; “un torrente de inmensa fuerza, efímero, superficial…” (adjetivos referidos al espacio público), es imprescindible, en mi opinión, la figura del periodista en la configuración del actual espacio público. Tienen la responsabilidad ética y moral de jerarquizar las informaciones y ayudar a entender la realidad a los ciudadanos. Puesto que la mayoría de los blogs son opiniones faltas de un proceso de racionalización, el periodista tendrá que seleccionar aquello que ayude al diálogo en el espacio público. Parafraseando el aforismo invertido de Innerarity, no hay que mirar al cielo, sino preguntarse el por qué hay que hacerlo.

En conclusión, el nacimiento de una nueva forma de comunicación como son los blogs obliga a la revisión de la totalidad del sistema y la configuración del espacio público. Esta tiene que dar respuesta a la mayor demanda de la sociedad en sus deseos de participar en la vida pública. Los blogs surgen como una visión individual, un acto personal que podrá aportar conocimiento a la dimensión intelectual, en relación a la interpretación de la realidad y a la búsqueda de sentido de la actualidad del mundo que nos rodea. Dejemos, por tanto, que la ventana se abra.